La prolongada pero necesaria excarcelación de Arocena y el cinismo de la diáspora cubana y sus políticos hipócritas

Montaje fotos La Poderosa

Por Carlos Carballido.

Cuando confirmé la excarcelación del preso político cubano Eduardo Arocena confieso que sentí una mezcla de alivio, agradecimiento y solidaridad con su esposa Miriam y familiares cercanos pero también una vergüenza ajena de mi nacionalidad; no la exiliada históricamente, aclaro,  sino de esa especie de diáspora sin convicciones políticas en la que se ha degenerado.

Fueron 39 años tras las rejas viendo como cada gobierno de turno (Demócratas y Republicanos) desoyeron los reclamos personales, recogidas de firmas, campañas en redes sociales, mientras los perdones presidenciales iban y venían desde traidores y espías cubanos hasta asesinos consumados entre ellos los macheteros puertorriqueños como Oscar López Rivera, por citar solo algunos ejemplos. Los reclamos siempre quedaron en oídos sordos. Desde los tres ya clásicos monos sabios versión Cubanoamericana (Ileana, Mario y Lincoln) hasta el senador cubanoamericano Marcos Rubio, quien tuvo la desfachatez de twittear ante varios reclamos que por «política del Senado» no se podía pronunciar al respecto. Soy testigo de que al menos a «una» de ellos en los pasillos del canal 22 de Miami cuando aún no era del clan Alarcón, le pregunté qué estaban haciendo por reclamar la libertad o al menos el traslado hacia Florida de Arocena. La respuesta fue muy parecida a la que por estos días el ranchero Otaola se está encargando de publicitar a su estúpida manera: Los métodos violentos no son la solución.  Quizás hubiera sido mejor entregarle a Trump clemencia por Arocena y no una fatídica lista roja con personas que el infllumierda  suele desprestigiar a título personal.

Arocena fue y es un guerrero solitario que solo contó con el amor incondicional de su esposa, y el apoyo épico de sus familiares y muchos cubanos del exilio histórico que jamás se rindieron exigiendo su libertad. Gracias a ello pudo soportar no solo el encierro injusto sino sobrevivir a un sinnúmero de dolencias y enfermedades que han deteriorado su salud de manera soberbia y que, tal vez, haya sido el motivo de la indulgencia de la Junta de Prisiones  cuya solicitud fue enviada a mediados del año pasado como consta en registros públicos. Así que  Arocena, duele decirlo, era preferible que muriera deshauciado en su casa que convertirlo en mártir anticastrista en una celda norteamericana. Otra derrota moral del exilio.

Condenado como terrorista, uno se pregunta por qué las leyes estadounidenses se ensañaron tanto con Arocena mientras se volvieron flexibles con otros reos que cometieron actos más criminales y con personajes de la política que llevan sus manos manchadas de sangre. Si uno repasa los documentos y audiovisuales  de la época (pueden encontrarlo en Latinoamérica studies.org link aqui) nos damos cuenta que muchos de los cargos por los cuales se juzgaron no pudieron ser probados, mucho menos reconocidos por el propio luchador anticastrista. Su juicio, al paso de los años termina por revelarse amañado, viciado de ideología política donde la lucha armada era por capricho del gobierno americano objetada mientras se permitía a noventa millas la permanencia de una Tiranía como la castrista que SI, y lo digo con mayúsculas, ha venido implantando el terror desde antes de su triunfo en 1959.

Este cinismo con el que se manejó el caso de Eduardo Arocena demuestra que la dictadura cubana ha estado siempre repleta de CÓMPLICES. Allá y aquí. Los políticos cubanoanericanos han estado librando batallas inservibles como la de Venezuela, teniendo orgasmos por tomarse un café en el Versailles en épocas de elecciones, apoyando canciones nefastas como Patria y Vida o como la flamante nueva congresista María Elvira, taconeando La Habana para entrevistar al tirano Castro o llamar «mi Comandante» a Chávez, pero cuando escuchaban el nombre de Arocena lo mejor que hicieron siempre fue  darnos las espaldas o cuando más respuestas evasivas. ¿Por qué? Sencillo, Arocena es y será un hombre de acción. Un convencido (como Posada Carriles y otros pocos)  que comprendió que la vía pacífica solo es la manera de perpetuar tiranías. La Historia es testigo. El camino No pacífico es el único que de lograr la victoria, haría que todos esos politiqueros baratos y sus seguidores de la diáspora cubana que los alimentan con sus votos, tendrían que dedicarse a otra cosa si el castrismo desaparece. Así va este putrefacto barco del otro lado del charco en una franca complicidad con la ignominia.

La odisea de Arocena ha sido la más inhumana y amañada del presidio político cubano. Reducir su vida a la palabra terrorismo es la falacia más deshonesta con la que se ha querido empañar al anticastrismo vertical y de acción. Plumíferos como Wilfredo Cancio Islas y su concubina Ivette se apresuran a dar la noticia de su excarcelación insistiendo en llamar terrorista a un hombre que tuvo un juicio amañado y cargado de politiquería. Osan estos bastardos de la pluma, basados en el rigor periodístico del que carecen, alinearse con el mismo lenguaje de La Habana. Dos esperpentos de la tinta que llaman así a un patriota pero jamás lo han hecho con ningún personaje del Castrismo porque se deshidratarían con un ataque de diarrea.

Ninguno sostiene un debate serio y los emplazo ¿Quién es más terrorista, Arocena o un Raúl Castro que autorizó el derribo de las avionetas civiles de Hermanos al Rescate en las que  murieron incluso ciudadanos americanos. ¿Qué hizo el gobierno americano? Liberar  a espías confesos  asesinos de la red Avispa pero Arocena casi se pudre en una cárcel.

¿Quién es más terrorista? ¿Arocena o el tirano Castro que convirtió al estrecho de la Florida en un cementerio de casi 3 millones de  cubanos que escaparon de la isla? Castro siempre tuvo sus manos manchadas de sangre. Desde su cuartel general de La Habana dirigió las guerras de Angola y Etiopía dónde ciudades enteras eran arrasadas por las Katiuskas cubanas (lanzacohetes rusos en ráfagas lanzadas a ras de tierra). Castro murió rodeado de su familia y una nefasta fama heroica mientras Arocena casi pierde la vida en las mazmorras norteamericanas.

La deconstrucción de la historia del aguerrido exilio cubano es hoy la principal tarea de la izquierda. Reducir a un patriota como Arocena como un vulgar terrorista es realmente patético y vomitivo. Por más de 62 años se ha demostrado que la vía pacífica NO ha dado resultado para traer la libertad a Cuba. La vía de la acción es a lo único que no se le da el beneficio de la duda. Es lo único que se mira con espanto y con desprecio mientras del otro lado de la historia las tiranías ven con beneplácito como están siendo protegidas por estos gobiernos e instituciones mundiales que insisten en vías pacíficas a modo de complicidad.

Acaso, pregunto, ¿los gobiernos comunistas llegaron al poder o se mantienen hoy gracias a métodos pacíficos? El bloque socialista de Europa del Este mató a más de 60 millones de muertos entre fusilamientos  y poblaciones rendidas por hambre. La China de Mao arrasó a unos 65 millones de chinos cuando la Revolución Cultural. El régimen de los Khmer Rojos de Campuchea otro tanto. Y sería interminable la lista. ¿Por qué entonces lo anterior, que es además de terrorista, GENOCIDA, está bien y es justo pero ¿patriotas como Arocena merecen tanta saña?

Damos vergüenza como nación en esa  diáspora a la que no pertenezco. Asco repugnante que se refuerza al mirar que ese exilio histórico cubano, aguerrido y dispuesto a poner el muerto por la libertad de Cuba, está languideciendo por biología. Dan vergüenza nuestros políticos por seguir la corriente y dar la espalda a cubanos como Arocena. Presidentes que otorgan indultos a asesinos y criminales como los macheteros puertorriqueños que pusieron bombas en el congreso y dejaron a nuestro patriota pudriéndose en una cárcel.

Sectores excretables del exilio light han tenido hasta la desvergüenza de apuntar el crédito de la excarcelación de Arocena hacia la administración Biden.

Una fuente cercana a la familia, aseguró a ZoePost que todo se debió a esfuerzos familiares que duraron años sin tener ni apoyo mediático ni el que pudieron ejercer políticos cubanoamericanos. La hija de Arocena comentó con nuestra fuente que «ninguno de los 6 presidentes anteriores trató el indulto de su padre». Solo a George W. Bush y Barack Obama le llegó la petición pero ambos la denegaron como muestra una captura de pantalla. Los trámites de excarcelación fueron extremos y agotadores según explica la familia. Tuvieron que sortear escollos desde el Departamento de Justicia hasta la Junta de Prisiones, ( The U.S. Sentencing Commission adcrita al Buró Federal de prisiones). Lea aquí y aqui.

Celebro que finalmente nuestro compatriota esté en libertad. Me da un gusto infinito por sus esposa y familiares cercanos. Por esos átomos libres que lucharon, que se manifestaron y que presionaron a nuestros congresistas y senadores aunque siempre estas lacras hicieron caso omiso. Pero de la misma forma que celebro va apareado  mi desprecio a todos los que cobardemente le dieron la espalda. A quienes aún lo llaman cobardemente  terrorista sin siquiera hacerlo con un Maledicto como Castro.

Desprecio a todo aquel que se ha colgado de esta victoria pírrica que ha llegado a la bajeza de incluso relacionarla con un indulto presidencial del ilegítimo Joe Biden. A los que después de libre prefieren no manifestarse en sus redes como deberían por aquello de la puta corrección política.

Cobardes todos. Hijos de Meretrices, con perdón de todas aquellas que ejercen tan noble oficio. Eso y peor es lo que son. Cuba ha parido tanto miserable que esfuerzos como los de Arocena ni siquiera se agradecen. Hombres de acción a los que espero y aguardo, algún día la Historia les ofrezca el lugar que merecen.

Carlos Carballido es periodista y Vicedirector de ZoePost.

Fuentes,  Latinoamérica studies.org

Centro Nacional para la Investigación Científica, Francia.

Buró Federal de Prisiones de EEUU

16 Comments

  1. Teresa Cabal

    Excelente!!!! Mejor imposible! Te felicito

  2. Noemí

    Excelente Artículo

  3. Félix Antonio Rojas G

    Que texto tan glorioso y edificante del maestro Carlos Carballido
    P🇨🇺L

  4. Luyano Havana

    Bien detallado. Recuerdo un debate que enfrentó en uno de sus viajecitos «patrióticos» a Miami a José Daniel Ferrer García con Inmundo García. Este último obligó a Ferrer a decir que Posada Carriles era un terrorista. En otra ocasión, en un almuerzo con gente de Alpha 66, en una finca que tenía Reynol Hernandez en Homestead donde se encontraba entre otros Posada Carriles, un cubano de los que van y vienen pero «patriota» también, declaró que «su grupo abogaba por el sabotaje pacífico». Por poco acaba aquello a tiros! Se levantó Luis Crespo y le faltó poco para que le metiese por el ojo su mano derecha, que tiene una prótesis de metal por una bomba que le explotó.

  5. Josefa Arias Izquierdo

    Mis respetos por tan formidable artículo.

  6. Juan Fernandez

    Excelente artículo

  7. Rosa Pena

    Este articulo refleja vividamente lo que fue y ha sido la historia de un cubano Valiente,Puro y digno que languidesio durante 39 largos y he injusto Años en un pelegrinar por infinidad de carceles americanas y en todas dejo el ejemolo con su comportamiento de patriota de cubano integro y amante de la libertad de su amada Cuba fue y ha sido un hombre ,un Verdadero hombre y digase hombre y todo esta dicho en la mas excelsa significacion de la palara

  8. Mercedes Jiménez-Hart

    ¡Bravo! ¡Muy bien dicho!

    • Maria Elena Pedraza

      Este es el mejor comentario que jamas alla leido. Felicidades Zoepost.com

  9. Irma Sanchez

    Magnífico, oportuno y verdadero.

  10. Maria Elena Enriquez

    Gracias Carlos Carballido, tu articulo no puede estar mejor. Es una verguenza que hayan dejado a este hombre solo y olvidado, que los politicos cubano Americanos hayan callado miserablemente y que ningún presidente Americano haya hecho nada por este HOMBRE de verdad y su familia. Una vez mas todos callan. Gracias 👏🏻👏🏻👏🏻

  11. Maria E. Valle Perez

    Magnifico articulo. Arocena simplemente fue un valiente, un luchador por la libertad de su patria al igual que lo fueron miembros de la «resistence» durante la segunda guerra mundial. El pacifismo no cabe en una guerra contra el castrocomunisnmo. Nunca extirparemos ese cancer con cancioncitas y flores y mucho menos con dialogos. Con el diablo no se dialoga. Dios permita que ese patriota pueda recobrar alguna dicha despues de todo ese tiempo perdido.

  12. Magnifico articulo bien documentado pero como siempre hay peros, y hay que ir a la raiz, quien era el director de la CIA en aquellos tiempos? 2) quienes fueron los testigos cubanos que colaboraron y hoy viven tranquilitos incluso uno que otro ha hecho huelguita de sopita china?, porque algunos cubanos interferian en la recogida de dinero y coartaban toda accion? no es del otro dia que el exilio verdadero se aplicaba en ayudar pero siempre alguien siempre cubano interferia?,y todo lo dicho anteriormente dio pie para que el juicio no fuera justo, 75 años mas 2 cadenas perpetuas porque??y es por ahi que hay que iniciar dejando aparte lo que esta mal hecho por otros ni haciendo comparaciones que claro esta ejemplifican pero al pasado no se regresa 3) porque tanta saña con EA? porque lo que el hizo perjudicaba a alguien y tenian terror a que el hablara, y no lo hizo y su propia esposa lo dijo «no me van a doblegar» pero los directos interesados se la hicieron pagar y el asumio de hombrecito, los traidores porque los hubieron estan calladitos para no dar en el ojo pero tanto en la sentencia y articulos de la epoca los nombres estan, alegrandose de que hoy EA sea un hombre enfermo que ni abre los ojos ni habla asi van las cosas mal pero van, la culpa nunca cae en el suelo , y siempre hay una justicia divina tarda pero llega

  13. Todo bien clarito para los que sabían la injusticia con ese patriota y para los que no la sabían al detalle, una injusticia difícil de olvidar y mucho menos perdonar, tener siempre presente a los que pudieron evitar ese crimen y no hicieron nada, fueron cómplices de esa injusticia, no olvidemos y que nos sirva de ejemplo para saber con cuantos hipócritas nos relacionamos.

  14. Yamilet Cruz

    Sinceramente, tengo que admitir que leer a Carballido (Charlie, como le digo cariñosamente) me ha sacado de lúgubre secuestro mental en muchos temas. Yo si reconozco que al principio pensé en un indulto presidencial y me encojonó mucho pero importaba mas la idea de la tardía libertad. Es vergonzoso el desconocimiento histórico arrastrado y más doloroso aún es el «hacerse el bobo» ante tanta hijeputá. Mis respetos para este escrito, para Charlie, Zoe,el Exilio, familia y para el Gran Arocena.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*