La Familia Cubana: Antropología de su destrucción 

Por Julio César Soler Baró.

Para entender el colapso de la sociedad cubana contemporánea, debemos remontarnos a Karl Marx y su sentencia: “La Familia es la célula fundamental de la sociedad”.

Con el objetivo de construir la sociedad imaginada, esa por ellos delirada, revolucionaria, Fidel Castro y su círculo más cercano se dieron a la tarea de desmontar los valores de la familia cubana que les precedió, alegando que ésta no era otra cosa que la base o célula central de una sociedad de clases opresiva, capitalista y por ende injusta, nociva para el pueblo y la clase obrera cubana e incluso mundial.
Para ser posible, la sociedad revolucionaria necesitaba una familia revolucionaria. Pero esto de revolución, un término importado de los comunistas soviéticos, no tenía por aquel entonces raíces en el pueblo cubano, no como sí las tenía el término Patria. Entonces habiendo encontrado en torno a qué se aglutinaría la familia cubana, ya no entorno a la figura del padre o de la madre o de los ancianos de la comunidad, lo único que debían hacer e hicieron Castro y sus Castristas fue igualar el término Patria al de Revolución y el de Revolución al apellido Castro y a su sistema el Castrismo. Y fue así como aparecieron los letreros de “Esta es tu casa Fidel” en las puertas revolucionarias, y los de esta es tu cuadra, tu escuela, tu hospital, tu playa y tu etcétera Fidel.

Es por eso que ya antes de la muerte de Fidel Castro y sobre todo a partir del Período Especial, cuando la gente cada vez más y sin remedio comenzó en serio a dejar de creer en Castro y su Castrismo, que comenzó la seria caída, el colapso, el desmoronamiento, la desmoralización de la sociedad cubana; ya que su célula fundamental, la familia, enfrascada en su lucha por la sobrevivencia en el más elemental, básico día a día, estaba gestando una nueva sociedad, una sociedad en la que aquel que un día fue ejemplo de pionero, trabajador, partidista, vecino y gladiador revolucionario no tendría cabida.

Y es eso lo que sucede ahora con aquellos que un día de verdad creyeron, que ya no existen físicamente, que perdieron el tino o que simplemente están muriendo en la pobreza, ya que jamás aprendieron a robar, o a resolver, que es como se le dice hoy por hoy en Cuba a robar.
Mientras más revolucionaria más a merced del Castrismo la familia cubana y por ende hoy cada vez más rota, separada, enfrascada en guerras internas, en odios egoístas de hermanos y de padres y madres: La Familia Cubana.
Julio César Soler Baró, poeta y antropólogo cubano exiliado en Suecia. Oluwo Otura-Nico.
#JullArts
Julio César Soler Baró

One Comment

  1. Pingback: La Familia Cubana: Antropología de su destrucción.  – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*