¿Juntar a la oposición cubana?

Denis Solís. Afiche Gorki Águila

Por Redacción ZoePost.

En el mismo momento en que sacerdotes y monjas se sitúan del lado del pueblo cubano mediante homilias, mensajes directos, misivas valientes plenas de esperanza, reaparecen en las calles de San Isidro, miembros de un movimiento llamado tal cual: Movimiento San Isidro, mediante el que pretenden hacer oposición desde la alharaca y la desfachatez, un poco al estilo de las ultra feministas  de ‘nouvelle géneration» Pussy Riot en Rusia, época no muy lejana. No sé si todavía algún lector recuerde a las jóvenes que desde el escándalo se enfrentaron a Vladimir Putin y por lo que dos de ellas fueron llevadas a juicios, condenadas, e inmediatamente después enviadas a las cárceles rusas. El mundo entero clamó por su liberación, al cabo de un tiempo fueron liberadas y, consiguieron exiliarse. Tras su separación y dispersión el mundo las olvidó.

Desde ZoePost exigimos la liberación de todos los presos políticos del castrismo, absolutamente de todos, y por supuesto en esa exigencia está contemplado el joven rapero Denis Solís, aunque no estemos de acuerdo con una parte, surgida recientemente, de la oposición cubana. No estamos de acuerdo con sus métodos, ni apoyamos las huelgas de hambre. No apoyamos las huelgas de hambre porque consideramos que es un desgaste inútil que sólo beneficia a la tiranía y perjudica la salud del que la ejecuta, si no es que muere en el camino, como sucedió con el patriota Orlando Zapata Tamayo. Cuba necesita gente fuerte y sana, viva y lúcida. No apoyamos métodos en los que se destaque el espectáculo baratucho antes que lo esencial del objetivo primordial: enviar al mundo el mensaje de libertad que Cuba merece y que llegue de manera impecable y claro.

Debemos añadir además que en el resto del mundo están ocurriendo acontecimientos demasiado serios y dolorosos para tener que soportar que una parte de la oposición se muestre tan soberanamente guarapachosa y pachanguera, cuando desde este lado del exilio nos partimos el lomo para que sean reconocidos por políticos y representantes de la democracia y de la República que aquí han sido electos. Convencer que en Cuba el pueblo está sufriendo de los terribles embates de una tiranía resulta difícil, sino imposible, si las imágenes que se muestran son las de un bailoteo en plena calle emplazando a la policía (en ningún lugar del mundo la policía puede ser desafiada, en Francia acaba de emitirse una ley que condena hasta un año de cárcel a quien fotografíe y filme a los policías en cualquiera de sus acciones). En Europa ya nadie se traga ese tipo de demostración en la que prima la carencia de un proyecto serio y consistente, y mucho menos se acepta; hay demasiados mendigos durmiendo en las calles para ocuparse además de los que dicen que buscan la libertad en medio del delirio y la cochiquera.

Por otra parte, ese tipo de demostración opaca -a nuestro juicio- al más importante movimiento de hombres y mujeres de fe que se está produciendo en Cuba, y que recién ha sido amenazado desde el Comité Central y desde el Partido Comunista de Cuba. Sería bueno, que tal como hemos pedido en días pasados desde ZoePost, el pueblo se juntara a estas voces decentes que claman corajudamente por lo esencial: la libertad de Cuba. Ellos lo hacen con el poder de la palabra exacta como potente fuerza, y sin tanta ridícula rimbombancia desoladora.

Distanciarse un poco de las pantallas de los teléfonos celulares y acercarse más a los altares de las iglesias no estaría nada mal y de ninguna manera dañaría la imagen, además que los alentaría al estudio. Recuerden a Polonia y al Papa Juan Pablo II.

Mucho exigir que se unan al Movimiento San Isidro o al movimiento tal y mascual, pero ellos no se unen más que a la soberbia, cuando se debieran preguntar por qué no se juntan con Dios a este generoso grupo de sacerdotes y monjas que están dando la cara desde el sacrificio y la bondad, desde la educación y la prestancia, por el pueblo cubano.

Abajo la tiranía castro-comunista. ¡Viva Cuba Libre!

Pd/: Por cierto, a Marco Rubio: usted debiera retuitear también por el resto de presos políticos y por los sacerdotes y monjas cubanas.

Redacción de ZoePost.

6 Comments

  1. Yirka González

    Siempre elocuente, clara, directa, emotiva en tus palabras pero también firme y contundente. Absolutamente de acuerdo contigo. Un abrazote, Zoé.

  2. Pingback: ¿Juntar a la oposición cubana? – – Zoé Valdés

  3. LIMPIANDO, PULIENDO Y DANDO ESPLENDOR.

    HABLEMOS DE “CAMAJANES”.

    Camaján.//adj. en Cuba. Dícese de la persona que emplea la astucia para engatusar, convencer y timar a los demás y conseguir su propio beneficio. Utilízase como ejemplo en ‘políticos’, ‘personajes públicos’ y de toda condición social, que habiendo “venido a menos” por avatares de la vida o el destino, intenta superar su “condición” yendo “a más” por medios ilícitos a través del engaño y el disimulo. Se emplea en los clásicos “trepadores sociales” que, no teniendo una educación formal conocida y avalada, “saben” de “todo” por pura ‘intuición’, sin tener conocimiento real de aquello presumen saber. Ejs.:

    “Fulano es un ‘Camaján’ de las finanzas”.—Hace referencia a un tipo “avezado” en el terreno económico aunque no haya recibido titulación formal sobre tema financiero específico y emplea su verborrea para timar al prójimo.

    “Zutano es un ‘Camaján viejo’ en temas de política nacional e internacional”.—Hace referencia a un individuo que ‘presume conocer’ los “entresijos” sobre temas políticos, aún siendo ignorante de éstos y sin haber pasado por estudios formales sobre esta disciplina, pero que, aún así, aspira a un cargo político (o al menos, a una “botella”).

    “Mengana es una ‘Camajana’ que sabe cómo conquistar a la gente para sacarles ‘plata’ y dejarles sin un céntimo”.—Hace referencia a una “timadora profesional”, holgazana, ingeniosa, de palabrería fácil y probada capacidad para el engaño que resulta ser una “vividora” a costa de la credulidad o ingenuidad de otros.

    Por ende, los Sinónimos de ‘Camaján(a)’ son:
    Vividor, estafador, engañabobos, timador, oportunista, trepador, sabelotodo, aprovechado y haragán.

    En Cuba tuvimos dos “ejemplos” en la comedia vernácula que fueron interpretados por dos sensacionales actores, Leopoldo Fernández (“Tres Patines”) y Alberto Garrido (“Chicharito”) con sus respectivos “antagonistas” que eran Aníbal de Mar (el “Tremendo Juez de la Tremenda Corte”) y Federico Piñeiro (“Sopeira”, el “gallego”).

    El ya fallecido y muy popular actor cubano Lepoldo Fernández, encarnaba el personaje de “Pototo” que “ostentaba” las cualidades de un “Camaján”, el cuál indefectiblemente, terminaba en juicios y cárceles por sus permanentes enredos, sus timos y su desparpajo para mentir y estafar (casi siempre los estafados eran Luz María Nananina y Rudesindo Caldeiro y Escobiña). Por otro lado Alberto Garrido era otro “experto en todo” pero que “no sabía ná”, pero su antológico papel de “Chicharito” “caló en lo más hondo” de muchos políticos criollos (incluido el propio “Fifo” que “ostentaba título de abogado”, pero “se saltó a la torera” cuanta ley humana y divina ha existido sobre la tierra de ese “Caimán” hecho isla).

    Una décima anónima medieval describe al ‘Camaján y/o Camajana’ con meridiana claridad:

    Todos hablan sin saber.
    Quien más calla, éste lo sabe…
    En lo posible, no cabe
    penetrar lo que ha de ser.
    Mucho se ve disponer
    en esta ocasión presente…
    Nada se sabrá patente
    de lo que se haya tratado,
    hasta que el golpe esté dado,
    inténtelo quien lo intente.

    Y otro verso anónimo mucho más moderno, nos avisa sobre Camajanes de toda índole y especie, advirtiéndonos:

    Este mundo es un relajo
    en forma de gallinero,
    que los que suben primero,
    defecan en los de abajo…
    Y con claro desparpajo
    y sin igual felonía,
    encuentran el modo y vía
    de esputarnos un gargajo…

    Y… ¿por qué hablo de “camajanes”? Porque la “bichidisidencia” (que no Oposición) hace todo aquello que la “camajanería criolla” cree como “necesario” para mantenerse en la “Grantanamera” pecuniaria que les permite “curarse el callo”. Recordemos que una de las “características comuñanga” consiste en la “pisadera de callos” a todos los niveles y “nivel de niveles”… ¿Quién no añora, “post-pisotón”, encontrar el “remedio” adecuado que “alivie” el “dolor del dólar perdido” y sin posibilidad de “encontrarlo” si no es a base de “Mr. Le-Grant”? Esas “añoradas remesas” con las que poder entrar a la “diplo-tienda” de turno para comprarse las “apreciadas chucherías” que tanto gustan de “presumir” frente a otros infortunados paisanos que carecen de “FE” (Familiares Exiliados) que les pueda aliviar el “sangrante y pultáceo” ‘callo pisado’ hace casi 62 años. Y es que cuando le “pisan el callo” a ciertos “agentes”, se vuelven “disidentes”.
    Como a los ñángaras les “emociona” eso de las “consignas” gritadas a pleno pulmón y dando una espectaculara escandalera pública, y ya el consabido “somos comuñangas pa’lante y pa’lante y al que no le guste que tome purgante”, ha dejado de tener “vigencia, por exigencias del guión”, ahora lo que procede es una consigna nueva que, por ejemplo, diga: “somos disidentes, pa’l frente, pa’l frente, y lo dice to’el mundo y también Vicente”… o quizás esta otra que diga: “bichidisidencia si, bichidisidencia no, pero a nadie le amarga “un caramelo para Margot”.

    En fin, ¿qué voy a contarte que tú no sepas?

    Como tú has dicho siempre, querida Zoé, “esto es lo que trajo el barco”, referido ya sabemos a qué y a quiénes. Ahora tendríamos que hacer una “modificación” y decir: -Esto es lo que nos trajo ‘Mr. Le-Grant’…

  4. Heidys Yepe

    Gracias a Zoepost por la claridad y la verdad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*