Jeques de directas que dan jaque mate a la seriedad: el mejor regalo para el régimen

Imagen: Alexandra Koch para Pixabay

Por Alberto Kiko Sao.

La oposición cubana jamás había estado en una posición tan débil como en la que se encuentra en estos momentos. Las causas de esta situación son varias, desde la constante presión por parte de la dictadura a sus miembros reales dentro de la misma, hasta a mi modo de ver la causa que mejor le ha servido al régimen para sus propósitos de desaparecer y extinguir la oposición cubana: los influencers.

No es casualidad que el nacimiento de estos en las redes sociales coincidiese con la llegada de una ola de nuevos inmigrantes cubanos y a su vez con el cansancio de un exilio histórico sin un relevo natural comprometido, y desgraciadamente sin sus cojonudos líderes de antaño.

El efecto sombrilla que es el que utilizan los influencers para reagrupar bajos sus opiniones a toda una masa de exiliados que sólo repiten como metralletas lo que estos exponen y dan por «la verdad», le ha venido como anillo al dedo al régimen, pues basta con que se señale a un opositor por cualquier cosa y la turba que sigue a estos jeques de directas le darán jaque mate virtual con su respectivo entierro moral. Encumbrar a los «opositores» que el régimen le vende como tales, y desaparecer del radar visual y de la mente de la masa-apoya-todo a los verdaderos y a organizaciones dentro de Cuba sin Grants, donaciones, y sin Smartphones para ni siquiera subir sus propuestas a Facebook, es el mejor de los regalos que La Habana puede recibir de parte de estos falsos profetas.

El exilio actual se ha dejado engañar por partida doble, por la dictadura asesina de allá, y por la dictadura mediática de acá. No es raro que se entre a una directa de estos nuevos mesías y preguntes a sus seguidores quién es Eduardo Cardet y te respondan que si es un reguettonero, o como un día que pregunté quien era Laura Pollán y me dijeron que si era una cantante de opera de la dictadura.

El exilio de hoy no lee, no busca, no le interesa averiguar y mucho menos cuestionar, lo quieren todo en la mano y eso a la dictadura le encanta, le fascina. La Habana y Miami han hecho una mancuerna virtual, acordada o no acordada, que quien único sale perdiendo es el pueblo de Cuba que pide Libertad, todos los demás están ganando, unos tiempo, y otros mucho dinero

 

Alberto Kiko Sao, exiliado cubano, trabaja en la industria petrolera.

 

3 Comments

  1. Ser exiliado es una cuestion moral , y esos para mi no tienen ni moral ni dignidad y por ende no deben considerarse exiliados porque estos son solo frijoleros oportunistas que se venden al primer postor y para que estos influenciadores de mentes corta influyan sobre cerebros pensantes se requiere primero que todo un vocabulario al menos correcto con una pronunciacion correcta y eso en la mayoria de los casos no existe, Liu es una influe que? que habla con el boniato en la boca y su lexico es bastante pobre, Ultra?? el mayor de los ignorantes, Chucho ? si no tiene un pase ni hablar puede, el Taliban Ota a quien influencia? y El somos menos Eliacer hablando del traidor innombrable su vocablo principal fue hace dos dias PNG todo un discurso a base de PNG para influenciar a quien? si ya los cubiches todos hablan con ella en la boca aypolfabol

  2. Lau gar

    Con casi 800 presos político en las mazmorras castristas- López Callejistas, es una pena este titular. La oposición cubana nunca ha estado tan fuerte como ahora. El exilio está lleno de jóvenes con nuevas ideas q hacen Sligo todos los días para tumbar este desgobierno cubano. Mucho daño hacen los q critican a los q trabajan a su manera y no valoran q en una cuba libre y democrática, con una constitución como la q se gestó en 1940 y q debe ser orgullo de todos los cubanos, existirán diferentes partidos políticos y se respetará la pluralidad de ideas.

    • Zoe Valdes

      Gracias por su opinión. También puede usted hacer un periódico con sus opìniones, a las que en el mundo libre y con pruebas todo el mundo tiene derecho.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*