Economía, EDITO

INFORME ECONÓMICO. Desde 1974 Estados Unidos no veía una inflación tan feroz como la actual

Por Carlos Carballido.

Estados Unidos está viviendo la peor tasa inflacionaria de los últimos 40 años con cifras alarmantes que rondan el 26,5 por   ciento en renglones económicos claves como la cadena de suministros y el mercado mayorista interno.

Al cierre de noviembre, los estadounidenses han experimentado una subida récord de precios en casi un 10 por ciento en productos alimenticios y hasta un 30 por ciento más en los precios del combustible automotor.

La respuesta del gobierno de Biden ha sido contrarrestar está crisis con emisión monetaria y aumento del gasto público en un intento por aliviar el descontento electoral pero que en la concreta está creando un aumento desmedido del consumo y su consecuente desbalance en las cadenas de suministro. Varios mercados experimentan escasez de productos y en muchos casos han tenido que limitar la compra a una o dos unidades por consumidor.

Este desequilibrio está generando varios problemas a los productores nacionales de componentes electrónicos y software que se han visto obligados a subir los precios a casi un 30 por ciento más que en igual etapa del año anterior, lo cual redundará negativamente para los precios esperados en el 2022, sobre todo quienes aspiren a comprar un automóvil o efectos electrodomésticos

La Reserva Federal de EEUU ha convocado a una reunión urgente para abordar el tema inflacionista pero se resiste a aumentar las tasas de interés porque la Casa Blanca está evitando a toda costa un descontento electoral ante las elecciones de medio término en noviembre venidero.

Según un informe de Protección al Consumidor, consultado por ZoePost, estos efectos negativos de la inflación y el desespero que se crea ante la escasez serán mucho mayores a principios del año que está por llegar.

Uno de los detonantes de la actual inflación ha sido la emisión desmedida de ayuda pública, primero por la pandemia del Covid y luego por extender esas ayudas cuando ya la curva de contagios había disminuido. El exceso de circulante lo único que generó fue una contracción en el mercado laboral (el gobierno daba semanalmente un subsidio de ayuda por Pandemia y otro por desempleo que podían sumar mensualmente entre 2400 a 4000 dólares) y por consiguiente, una caída brutal del valor adquisitivo del dinero. Algunas empresas medianas y pequeñas han ido a la quiebra debido a que no encuentran personal para cubrir los puestos de trabajo.

 

El nuevo año de cara a una contracción de la producción

 

Si la Reserva Federal mantiene las tasas de intereses actuales por temor al efecto de bola de nieve en las economías regionales por encima de salvar la de Estados Unidos, el sector productivo estadounidense puede sufrir una contracción debido a la acumulación inflacionaria sin corrección, advierten los expertos.

Como casi siempre ocurre, las empresas comienzan a experimentar altos costos en el proceso productivo que, a fuerza, tienen que compensar con alza de precios en una primera etapa y en la imposibilidad de mantener la demanda tiempo después. El efecto final es que para reducir las pérdidas, las empresas comienzan a reducir su producción creando un ciclo vicioso en la escacez de productos, mientras que el consumidor comienza a ver qué su dinero no sirve para adquirir ni bienes ni servicios.

El gobierno de Biden se halla contra la espada y la pared, y entre las pocas cosas que puede hacer para revertir la precaria situación económica estarían ciertos ajustes que parecen no estar dispuestos a acometer para continuar con la tónica populista de hacer política.

Reducir el gasto público, eliminar programas sociales inservibles, eliminar las restricciones medioambientales y aumentar las tasas de interés gradualmente para permitir un reajuste del mercado serían los caminos a seguir. El precio sería bastante caro al principio pero continuar como va el país, sería catastrófico porque los niveles de pobreza alcanzarían, como la actual inflación, cifras récord. Los más afectados, como siempre sucede en estos casos serían las clases medias y bajas, quienes llevarían la peor parte en esta irresponsabilidad política a la hora de manejar la economía nacional.

Carlos Carballido es periodista y Vicedirector de ZoePost.

One Comment

  1. Hay otro aspecto de no subestimar a este gran articulo entre ellos es porque esto se esta sintiendo tambien en Europa? bien esto tiene una respuesta sencilla, con la pandemia y la eliminacion de una parte de la poblacion aunque si no ha sido como los globalistas esperaban han acelerado la destruccion de la economia para imponer el Great Reset el gran reseteo, esto es lo que hay ya no bastan los ancianos a morir ahora tambien los niños que desde un inicio se dijo que eran inmunes, notese que cada vez que la situacion mejora sale otra variante, ojito al dato, estos diabolicos esperan para el final del 2022 implantar definitivamente el NWO todo va en esa direccion pero siempre hay un pero la poblacion mundial y sobretodo en USA no permitiran esta atrocidad , segun el libro/documental la Caida del Cabal se espera una revuelta con mucha sangre y el Cabal cairà que Dios nos ayude, Teoria de la Conspiracion? puede, pero todo punta en esa direccion,

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*