Fernán Caballero, La mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de la Grecia

Por Sonia Yáñez Calvo.

 

Miguel Ángel de Rus rescata a la controvertida autora que se escondía bajo el pseudónimo de Fernán Caballero, Cecilia Böhl de Faber, con La mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de la Grecia.

 

El motivo de su pseudónimo según ella es: «Gustóme ese nombre por su sabor antiguo y caballeresco, y sin titubear un momento lo envié a Madrid, trocando para el público, modestas faldas de Cecilia por los castizos calzones de Fernán Caballero».

Fue un personaje contradictorio empezando por el hecho de utilizar un pseudónimo masculino, pues iba en contra de sus ideas conservadoras y retrógradas.

Rechazaba la política, pero escribió varias novelas tomando una clara postura ideológica; rechazaba la idea de las mujeres emancipadas y fue una escritora ambiciosa que redactó gran parte de su obra en francés, alguna en alemán y bastantes en español.

Quiso crear una nueva forma de novelar en España; siendo de una severa moral, el tema principal en varias novelas era el adulterio, aparte de obviar su vida personal, ya que estaba casada en terceras nupcias con un hombre veinte años más joven, lo cual fue un escándalo en su época al ser además viuda de un marqués.

Incluso sus amistades más conocidas tenían ese punto de contradicción y controversia: Mantuvo una abundante correspondencia; se escribió con Juan Eugenio Hartzenbusch, con el que se puso en contacto para vender la biblioteca de su padre; estas y otras cartas las recogió y editó el hispanista Theodor Heinermann, quien se quejaba de que Cecilia era «la autora más mistificada de la historia literaria española».

También sostuvo correspondencia con Rosalía de Castro, a la que le unió una gran amistad que, sin embargo, comenzó con reproches. La poeta gallega le había dedicado su libro Cantares, pero Fernán Caballero, tras llamarla «ruiseñor de Galicia», le reprocha las acusaciones contra los castellanos y el uso de palabras en gallego que no entendía.

Después de una turbulenta vida, acabó arruinándose precisamente por esas ideas tan tradicionales y reaccionarias. No puedo evitar ver el paralelismo entre esta autora y la polémica autora actual J.K. Rowling, y me pregunto: ¿vamos a repetir la historia y sepultar buenos libros por las ideologías políticas de sus escritores? ¿Y por qué autores que hacen declaraciones mucho más graves que las de J.K. Rowling llenan en las presentaciones? ¿Hemos avanzado algo o seguimos igual en este sentido?

En esta época que vivimos, en la que se está llevando la censura hasta el absurdo, me parece importante y valiente recordar a personajes como Cecilia Böhl de Faber.

La contraportada del libro nos resume lo que vamos a encontrar una vez abramos sus páginas: Pasan por estas páginas dioses como Saturno, Cibeles, Júpiter, Neptuno, Minerva o Venus, entre otros, que se encargaron de todo lo relacionado con el ser humano, desde la creación del mundo, la agricultura, la ganadería o la industria hasta el correcto orden del cosmos. Hay mitos y titanes, como Sísifo o Prometeo, quien robó el fuego a los dioses para dárselo a los humanos. Aparecen las ninfas y las musas que nos inspiran la comedia, la tragedia o la música. Esta obra nos ayuda a comprender de un modo ameno que los pueblos del Mediterráneo somos hermanos.

La autora nos presenta a hombres célebres de Grecia, como Sócrates, Platón, Heráclito, Diógenes, Homero, Esopo o Demócrito, todo embellecido con las potentes ilustraciones de Talía de Rus, que dan una visión moderna y novedosa de estos personajes.

Su ilustradora, Talía de Rus, es una estudiante de ilustración y diseño en Arte 10. Es la autora de la portada de la novela negra La absurda existencia de Dalila Conde, de Olga Míguez, y de la portada de antología de cuentos Somos diferentes, que incluye varias ilustraciones suyas.

En La mitología contada a los niños e historia de los grandes hombres de la Grecia, hace una gran labor acercando con sus ilustraciones a los más jóvenes a personajes antiguos. A través de la frescura de las imágenes, logra conectar con el público más joven.

Me parece valiente y necesario que editoriales como M.A.R. Editor apuesten por autoras como ella, que nos pueden enseñar mucho no solo por su literatura, sino por la historia; nos pueden enseñar, si queremos, a no repetir errores del pasado. Es uno de los grandes dones que tiene la literatura.

 

Sonia Yáñez Calvo es escritora y blogger.

4 Comments

  1. María José

    Me encanta tu artículo y muy de acuerdo con tu opinión. No podríamos leer a nadie que no fuera de nuestra cuerda, si basamos en ésto nuestras lecturas.

    • Gracias María José, y si, si fuera por ese razonamiento ni leeríamos a nadie 😓. Parece que hay quien quiere que Farenheit 451 se haga realidad

  2. Montse Botella

    Me parece una reflexión muy interesante y necesaria. Solo reflexionando sobre el pasado podemos mejorar el presente. Gracias por este post.

  3. Así es Montse, gracias por leerme 😊

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*