Estreno de Plantados en el Festival de Cine de Miami y clandestinamente en Cuba

Por Zoé Valdés.

Ayer se estrenó en el Festival de Cine Internacional de Miami la película Plantados de Lilo Vilaplana. La película se mostró simultáneamente en 4 salas del Festival y en algunos sitios en el interior de Cuba de manera clandestina.
Un momento muy hermoso sucedió cuando ex presos Plantados y actores del filme que los interpretan en la gran pantalla entonaron la canción emblemática de Plantados que es sin duda alguna la banda sonora de todos los cubanos.

Vídeos enviado por Ángel de Fana y Lilo Vilaplana:

7 Comments

  1. Pingback: Estreno de Plantados en el Festival de Cine de Miami y clandestinamente en Cuba – – Zoé Valdés

  2. Fuerte el abrazo. Prohibido olvidar!

  3. Emocionante, gran estreno veremos si algunos mamertos recogen y se lavan el cocote vacio que tienen por cabeza y se lavan la cloaca que tienen por boca, un bello y supermercido homenaje

  4. Roberto Calimano

    Quienes vivieron esta terrible y horrible historia, jamas podran borrarla de su mente y caminar con ella por siempre

  5. Pablo Cadavieco.

    Es un homenaje a todos esos hombres que dieron lo mejor de su juventud en aras de una Cuba mejor. Esta es la historia callada y tergiversada que el gobierno ocultara para poder engañar a nuestra Patria. Me honro en decir que mi hermano mayor Carlos Miguel Cadavieco fue un «PLANTADO».

  6. pedro mario diaz

    deben producirla en dvd disc,porque en NETFLIX NUNCA LA VERAS.

  7. «La justicia conlleva la retribución. Sería una grave flaqueza moral que esos grandes responsables se quedaran sin castigo. Ese es el único camino para poder perdonar a los canallas menores, a los que acosan a las Damas de Blanco o apalean a los presos políticos(…)Si algo bueno tiene la tiranía es que concentra la responsabilidad en unas pocas cabezas. Esas cabezas deben ser cortadas, y de ser posible exhibidas, para que el resto de la nación —víctimas y victimarios por igual— pueda seguir viviendo con decoro.»
    «Para sanar bien de las costosas secuelas, físicas y morales, que siempre deja la tiranía, los opresores públicos deben ser sacrificados, con el mismo sentido con que se lanzaban los chivos expiatorios al desierto cargados con los amuletos de la culpa colectiva. Deben morir para que todos sus cómplices menores puedan ser perdonados. Sólo la sangre de los opresores limpia los pecados de los pueblos envilecidos y sumisos»

    Vicente Echerri.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*