El periodismo murió en América y es una desgracia panfletaria

 

Caricatura de Ben Garrison tomada de Conservative Daily News

Por Carlos Carballido.

El primer debate político entre los candidatos presidenciales, Joe Biden por el partido Demócrata y Donald Trump en busca de la reelección, demostró cuán bajo cae un periodista cuando deja la objetividad a un lado y favorece a uno de los contendientes en detrimento del otro.

La actuación del moderador de Fox News ,  Chris Wallace en la Primera de 3 confrontaciones antes de las elecciones de Noviembre, fue sin lugar a duda parcializada y muy complaciente con Biden, a quién dejó mentir en más de cuatro oportunidades sin el  más mínimo cuestionamiento. Si lo hizo Biden it’s OK. Pero cuando Trump trataba de defenderse,  no tuvo ningún problema en interpelarlo.

Wallace es quizás uno de los periodistas más informados de EEUU. De su padre heredó apellido y experiencia en los medios de prensa. Aún así dejó descaradamente que el candidato demócrata mintiera cuando dijo estar en contra del Green Deal, oponerse a eliminar fondos a la policía y estar en desacuerdo con el Sistema Médico Universal. Wallace sabía mejor que nadie que a pesar de las lagunas mentales de Biden, ha sido enfático en apoyar todo lo anterior. Pero ni siquiera lo puso en duda. Cómo tampoco objetó a Biden cuando afirmó que su hijo Hunter salió absuelto de acusaciones que aún están investigándose.

El debate estuvo tan mal gestionado que si usted lee las transcripciones notará al instante que las preguntas estaban diseñadas para ayudar a Biden, para mimarlo como al niño que le roban la merienda del colegio. No es de extrañar que Trump se sintiera obligado a interrumpir. Trump estaba en un debate en el que tenía de oponente tanto a Wallace como a Biden.

Viendo cada fotograma es evidente que la intención de Wallace era clara: sabotear a Trump para asumir el papel de títere en lo que se ha convertido debido a su odio manifiesto hacia el presidente. Ese no es el rollo de un periodista. Es el de un vocero mediocre o de un propagandista político demócrata que es aún más denigrante para quien juró objetividad en el sacerdocio periodístico. Hasta hace unos años cuando aún existía cierta decencia en las redacciones, Wallace -el nuevo Dan Rather (1) pero más remunerado- habría sido despedido deshonrosamente.

El presentador de Fox no es el único pecador en esta historia. Son casi todos los periodistas acreditados de los principales medios de comunicación que se han vuelto como especies de sirvientas del partido Demócrata, en lo que ganar la Casa Blanca por cualquier medio necesario es la regla que los mueve por no decir el monto que les pagan para cambiar dignidad periodística por activismo político.

La inclinación de Wallace hacia Biden fue escandalosamente evidente, a pesar de que trabaja para una cadena con tendencia conservadora. Entonces ¿qué esperar en los próximos debates con moderadores de medios abiertamente antiTrump?

Todo esto nos hace preguntarnos: ¿Habrá algún periodista moderador que pueda albergar legítimamente un debate? Tengo mis dudas.

El periodismo serio y analítico y con un mínimo de ética parece ser un fósil sin vuelta a la vida. El llamado fake news es quizás lo que vende, pero es más la garantía de un jugoso cheque que viene de sabe Dios dónde pero que con toda seguridad lleva la marca de ese Marxismo Cultural que lucha para aniquilar los valores morales que nos distinguió como sociedad civilizada, sino que es mucho peor: Ilegalizar la verdad para generar sociedades sumisas.

 

Carlos Carballido es periodista freelancer y vicedirector, columnista y Webmaster de ZoePost.

 

(1) Dan Rather una de las personalidades del periodismo norteamericano que cubrió hechos que marcaron la historia como el asesinato de Kennedy y la presidencia de Richard Nixon. Era abiertamente liberal y amante de crear falsas historias por las cuales se vio envuelto en varios escándalos. Es conocido por crear un estilo periodístico llamado Rhaterismo o Texanismo en el cual narra las noticias demasiado coloridas y adjetivadas al estilo de un partido de fútbol.

Caricatura de Ben Garrison tomada de Conservative Daily News

 

 

 

 

 

 

6 Comments

  1. Pingback: El periodismo murió en América y es una desgracia panfletaria – – Zoé Valdés

  2. Carla M

    No estoy de acuerdo. El debate fue desastroso porque los contendientes se portaron como par de viejos malcriados en un asilo y el moderador perdió la autoridad. No hubo ganadores, fue un Trump agresivo y mal educado contra un Biden falto de personalidad y flojo. America es la gran perdedora

    • Gracias por leer ZoePost. El artículo no habla de quién ganó o perdió. Habla del periodismo y su función. Quizás usted, si es periodista lo hubiera notado. Yo le pregunto. Está bien que Trump mienta?. No. Entonces por qué el moderador le permitió a Biden mentir en 4 ocasiones?. De eso trata el articulo . Pero muchas gracias por leernos. Lo apreciamos

  3. Carla M

    Reconozco que me fui por la tangente pero mantengo mi opinión referente al debate. En cuanto a la labor del periodismo, es muy ingenuo creer que pueda haber un periodista o periodismo imparcial, pero, hey, no soy una especialista del gremio. Gracias por tomarse su tiempo en responder.

  4. Antonio Pérez Madrazo

    El caso es que tanto en los EEUU como en otros países, lo que prima son las opiniones (divergentes o coincidentes) de los políticos contendientes en temas que incluso no tienen nada que ver con lo que se espera de ellos. Y de los moderadores que no son imparciales.

    Es incluso el caso de España, donde ahora, cuando se trata de la SALUD de los ciudadanos, los políticos de uno y otro bando se tiran los trastos a la cabeza en vez de buscar un verdadero consenso para resolver lo que se refiere al Coronavirus. Todo por simplemente: …llevar la contraria del oponente político.

  5. Rancel Iglesias

    Cómo puedo contactar con Carlos Carballido

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*