El País de las Recargas Largas

Por Félix Antonio Rojas.

Un gran iglú que se calienta con la doble moral del resistente congelado a 35 grados, que sin recargas, likes y grants, no puede satisfacer la demanda de los nostálgicos espectadores del arte circense de la patria… con el asere esquimal y el policía polar ¨seguimos conectados ¨ por Facebook .

En 1980 los frikis éramos reprimidos y perseguidos a lo largo y ancho de la isla, sometidos a todo tipo de cuestionamiento y fobias. Éramos aislados y nos cortaban el pelo en las calle la policía peluquera, golpeados, encarcelados, acompañados por el silencio cómplice y la soledad del desprecio que nos lanzaban a la indiferencia por una sociedad lacaya y secuaz.

Cuando nos enfrentábamos cientos de metalhead contra la policía en una gran bronca tumultuaria como cuando ocurrieron los violentos hechos de la Casa de la Cultura de Playa en los que fueron detenidos centenares de jóvenes y enjuiciados por rebeldía, no habían cells para inmortalizar el momento histórico en el estigma del diversionismo ideológico, y no nos hacían falta.

Cuando los discípulos de Fray Miguel Ángel Loredo, OFM (Orden de los Frailes Menores), eran apedreados, caucionados, amenazados por ir a misa y escuchar los domingos su sermón a las 9 de la mañana, en la Iglesia de Santa Clara de Asís en la barriada de Lawton y afuera nos esperaban turbas de fariseos del minint para provocarnos, no habían cells para inmortalizar el momento histórico de la inquisición cubana y no nos hacían falta.

Cuando recogíamos firmas en las calles para el Proyecto Varela y organizábamos a Liberación por los barrios y los campos de Cuba, y éramos perseguidos, hostigados, asediados, detenidos, y el apóstol Oswaldo Payá nos iluminaba con su sabiduría y honradez infinita, en los fugaces encuentros clandestinos, para burlar la vigilancia del régimen, no habían cells para inmortalizar el momento histórico de las violaciones sistemáticas de la tiranía contra el MCL, ni los logros de los ¨kamikazes¨ de Liberación, y no nos hacían falta.

Regis Iglesias Ramírez y Félix Antonio Rojas, jóvenes activistas del MCL, frente a la casa de Oswaldo Payá

En 1990 en el 10 aniversario de la muerte de Lennon, en el mustio parque que hoy en día lleva su nombre, en el concert de homenaje organizado por el ministerio de cultura, sonaba el último tema de la noche Hey Jude, Regis Iglesias y el friki, nos subimos al escenario, nos mezclamos con los músicos, cogimos uno de los micrófonos y ante miles de rockers gritamos: ¨¡Libertad para los presos políticos, fuera la familia Castro del Poder! ¡Viva el Movimiento Cristiano Liberación! ¡Libertad para el pueblo de Cuba! ¡Abajo Fidel, Viva Cristo Rey!¨… En 1990, rodeados de policías, dos frikis, que se perdían como fantasmas en el anonimato, entre las luces de las patrullas, a través de la multitud y los represores impotentes de no encontrar a los culpables, que no pudieron cazar, pero no habían cells para inmortalizar el cover del Hey Jude más anticastrista de la historia, y no nos hacían falta.

¨seguimos conectados¨…

Den like, compartan y recarguen el cell

que les hace mucha falta…

Félix Antonio Rojas, años 80, La Habana

Hey Jude, don’t make it bad.
Take a sad song and make it better.
Remember to let her into your heart,
Then you can start to make it better.

Hey Jude, don’t be afraid.
You were made to go out and get her.
The minute you let her under your skin,
Then you begin to make it better.

And anytime you feel the pain, hey Jude, refrain,
Don’t carry the world upon your shoulders.
For well you know that it’s a fool who plays it cool
By making his world a little colder.

Hey Jude, don’t let me down.
You have found her, now go and get her.
Remember to let her into your heart,
Then you can start to make it better.

So let it out and let it in, hey Jude, begin,
You’re waiting for someone to perform with.
And don’t you know that it’s just you,…

 

Félix Antonio Rojas es friki, ex miembro y primer joven que entró en el MCL,  freelancer.

 

Félix Antonio Rojas, La Habana, 1993

 

 

 

 

2 Comments

  1. Raimundus

    Excelente Félix! Anafórico e intenso.

  2. Pingback: El País de las Recargas Largas – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*