El manifiesto antiinfluencer

Por Ray Luna.

 

Estado del arte

Nadie sabe con exactitud sociológica qué rayos es un influencer. No existe un acuerdo general, una definición que satisfaga a todos. No hay consenso universal, por mejor decir. Observamos, en cambio, rasgos concomitantes, mas no hallamos por ninguna parte una diferencia específica que defina a esta suerte de intermediario virtual. Una vasta red social, añadida la intención de vendernos una fingida experiencia, no constituye siquiera una propiedad de la especie. El mercado influencer, de otra parte, oferta una variedad caótica de productos; desde un lápiz labial hasta un candidato político. (Comprendido el material pornográfico.) Existen, no obstante, evidentes hibridismos. Un influencer puede ser un periodista, una celebridad o un albañil que mastica con el hocico abierto frente a la cámara.

El mayoritario estado de indigencia intelectual podría concebirse quizá como rasgo esencial en la especie. Ya se trate de Kim Kardashan o Luisito Comunica, casi todos se dirigen a un público que semeja, asimismo, las aptitudes neurológicas de un topo. Y, redes sociales de tipo cultural como WordPress, GoodReads o Scribd les están absolutamente vedadas.

Los videoblogueros y youtubers parecen ser un caso aparte, pues, los hay quienes difunden gran cantidad de contenido cultural y didáctico sin gozar, claro está, de “popularidad”.

En los Estados Unidos, centro cultural de Occidente —donde todo virulento trending topic comienza y acaba en el tiempo que dura una tragedia raciniana— hay, por supuesto, excepciones como Joe Rogan, Neil DeGrass Tyson o Elon Musk. Aunque, no anulan la regla. Precisamente, porque el mundo del podcast emula más bien el concepto de talk radio.

(Los podcasts en español no tienen alcance global.)

Con todo, el acceso a las redes es una prestación que algunos influencers de derecha no disfrutan. Constantemente advertimos miembros de los movimientos Dark Enlightment y Alt-Right como Anne Coulter, Milo Yiannopoulos o Theodore Robert Beale, siendo expulsados de plataformas como Twitter, Instagram y Facebook. Caso sonadísimo el de Alex Jones, un comerciante de productos milagro y teórico de la conspiración proTrump que fue desterrado de YouTube para siempre. No obstante, sí existe una derecha autorizada, y campea sin grandes dificultades por esos lares, tal es el caso del neoconservador judío Ben Shapiro y el liberal progresista canadiense Jordan Peterson, quienes militan en el movimiento conocido como Intellectual Dark Web.

Por el contrario, Project Veritas no ha podido ser acallado en ninguna red social y, además, son los campeones ganando demandas contra los principales medios de comunicación en el país. Especialmente, contra el periódico favorito de la oposición interna y sus intelectuales: el New York Times.

 

El Cártel

En contadas ocasiones, ciertamente, el influencer y el ciberactivista se fusionan, lo que hace el caso cubano interesante en demasía. En Miami, pongamos por caso, se encuentra la base de operaciones de un grupo de influencers cartelizado. Se distinguen, entre otras cosas, por haber nacido en la Cuba de los 70s y 80s, su nula afinidad cultural con los Estados Unidos (¡siquiera hablasen inglés!) y devota entrega a la agitación política (fuera y dentro de la isla). Naturalmente, todos sus integrantes militaron previamente en las filas del castrismo trabajando para él. No poseen una filiación ideológica definida per se, lo que denota escasa madurez política (producto de la ignorancia más bien que de la inexperiencia). Respaldados económica y numéricamente por una horda de trolls anticastristas, se dedican a sembrar el odio y la discordia cada vez que la oportunidad se les presenta.

(Las más de las veces, son ellos mismos quienes crean dicha “oportunidad”. Su ejército de trolls no debe confundirse con las ciberclarias de la UCI. A pesar de que ninguno de los dos grupos se diferencia en nada del 50 Cent Army, estos trolls se asumen anticastristas y patriotas, aunque en el fondo terminan colaborando con el neocastrismo.)

Por otro lado, no se sabe muy bien quiénes cosechan las ganancias políticas que el ácido cultivo de su lucha genera. Sin embargo, el objeto de sus canalladas —desviar el caudal de ayuda financiera proveniente de Washington a sus propias arcas— resulta autoevidente. Con esta idea en la cabeza, no dejan piedra sobre piedra si alguien osa atravesárseles en su marcha de destrucción. Al más puro estilo paleocastrista, no lo piensan dos veces a la hora de arruinar la vida de un ser humano.

Entrenados en la USI, las organizaciones estudiantiles comunistas y hasta en los medios de propaganda de la isla, pronto devinieron expertos del paredón mediático, capaces de organizar un “acto de repudio” virtual con tan sólo maquinar un cacofónico #hashtag.

A base de imponer el terror virtual y real, han conseguido el respeto de los medios de comunicación pseudoindependientes dentro y fuera de la isla. Si bien los temen tanto o, tal vez, más que a la propia Seguridad del Estado, muchos influencers de alto calibre han formado alianzas con el cártel o simplemente callan. La mayor parte de estos periodistas, opositores y líderes de opinión, suelen asumirse “moderados” porque miccionan en su propio jardín. ¡Despreciable comportamiento!

La Seguridad del Estado, por su parte, diríase que aplica la napoliónica estrategia de “nunca interrumpas a tu enemigo mientras está en el proceso de cometer un error”.

En lo tocante al modus operandi, el cártel y sus secuaces no difieren mucho de los Guerreros de la Justicia Social (Social Justice Warriors SJWs, por sus siglas en inglés), puesto que remedan su posición progresista al defender el feminismo, los derechos civiles y el multiculturalismo. Afectados como están por una poderosa pulsión interna hacia la uniformidad y la transvalorización septuagenaria castrista, no defienden ningún honorable ideal al predicar la unidad y la necesidad de un Líder.

El término SJW puede sonar un tanto heroico, pero, en todo el hemisferio occidental se los ve como los policías de la opinión. De todas suertes, el término contiene una potencia retórica en extremo eficaz, lo que lo hace condenadamente despectivo. Entre los más afamados se hallan los gigantes de la tecnología Mark Zuckerberg (Facebook), Sundar Pichai (Google), Tim Cook (Apple) and Jeff Bezos (Amazon).

Tampoco es casual que las preconcepciones ideológicas de el cártel tengan sus raíces en el pensamiento de John Stuart Mill: tolerancia, igualdad, progreso, inclusión y diversidad. Al fin y al cabo, son también las de una oposición interna progresista y en total bancarrota ideológica. Sin embargo, lo que el cártel define como tolerancia no es precisamente tolerancia, sino más bien intolerancia. Diversidad, significa uniformidad para ellos. Sobre todo, cuando se trata de diversidad intelectual. Puro castrismo en reversa.

Nótese, por ejemplo, cómo los influencers miamenses están constantemente cambiando su narrativa. Pensemos, por ejemplo, en un cardumen moviéndose que de repente diese un volantazo en otra dirección. (Unas veces a la derecha y otras a la izquierda. Ayer con Obama, hoy con Trump.) Siempre bien atentos e informados acerca de lo que los otros grupos opositores hacen. Justamente, para moverse en la misma dirección, porque si algo los aterroriza es tomar la dirección opuesta. La rabia de sus compañeros de coreografía podría entonces volcarse hacia ellos. Les arrancarían el cuero cabelludo para luego mostrarlo como trofeo. No soportan la presión social.

Entre las víctimas de este piquete figuran personalidades de la música popular, la literatura y la política cubana. Unos reaccionaron atinadamente, otros no tanto.

 

¿Qué hacer?

Dado que otra ola de ataques es inminente, el resto de este artículo consiste en describir la forma correcta de contraatacar.

  1. Acepte el hecho de que está siendo atacado lo más pronto posible, mantenga la cabeza fría y no caiga presa del pánico. Tampoco responda al ataque con el hígado porque a nadie le importa. Ni siquiera pretenda apelar a la ayuda o la simpatía de los demás. Es un error tratar de convencerlos de que lo que le está sucediendo es injusto, indignante e inmerecido. A fin de cuentas, cuando otros pasaron por lo mismo seguramente no le importó, ni tomó medidas para detener el ataque. Nadie va a hacer nada al respecto.
  2. No intente razonar con ellos, no sirve de nada. Mientras más pronto entienda esto mejor: no lo están atacando por algo que haya hecho o dicho, sino por lo que es y lo que representa. Especialmente, si amenaza con echar por tierra su narrativa. Quizás al atacarlo sólo buscan obtener un mayor estatus entre sus pares. No hay nada que usted pueda hacer o decir al respecto dada la completa imposibilidad de establecer comunicación racional. Además, no les interesa comprenderlo y todo lo que diga será objeto de descaradas tergiversaciones. Querrán aislarlo para que no pueda acceder a ninguna autoridad relevante ni a los medios (neutrales.).
  3. No debe, por nada del mundo, siquiera intentar disculparse, expresar el más mínimo arrepentimiento o remordimiento. Una disculpa pública significa que ha claudicado, una confesión sólo reforzará su acusación. Jugarán al policía bueno y al policía malo para lograr que se declare culpable. Una disculpa sería como entregarles su cabeza en una bandeja de plata.
  4. Acepte el hecho de que casi todos le darán la espalda y que su reputación, aunque se pruebe lo contrario, nunca saldrá ilesa de este desagradable percance. Probablemente, más de un familiar o amigo lo decepcionará. No obstante, no debe canalizar su frustración hacia ellos por su cobardía. Ellos no son el problema, ni mucho menos quienes lo pusieron en esa situación. En pocas palabras, no son su enemigo. Reserve su ira para el cártel.
  5. Documente cada una de las falsas acusaciones y ofensas que le sean propinadas. Cada mensaje de texto o voz, WhatsApp, email debe quedar registrado para su pronta publicación. No permita que escondan sus acciones, así otros entenderán qué está sucediendo realmente. Nada será suficiente para salvar su honra del descalabro, pero tal vez le sirva para negociar una salida a la crisis. Aunque de todos modos no debe llegar jamás a un acuerdo de confidencialidad con el cártel. Publique toda la información que exponga al público sus tranzas.
  6. Pase lo que pase, usted no debe renunciar a su trabajo o lo que sea que haga. No debe darles ese gusto. El cártel quizá reclute aliados que tratarán de convencerlo de lo contrario para evitar más conflictos. ¡Falso de toda falsedad! No haga el trabajo sucio por ellos. Deje que carguen la responsabilidad de haberle arruinado la vida. No rendirse le da ventaja, tiempo para cambiar de giro. Le dirán que le conviene mejor callar, que evite hacer una escena, que haga su retirada en silencio, de lo contrario… Hacerlo no hará que desaparezcan el dolor y la humillación por la que está pasando.
  7. Tome nota. Fíjese quiénes lo traicionan aliándose con el cártel y quiénes se comportan de manera neutral durante transcurso del pleito. Habrá sorpresas, sin duda. La idea es definir quiénes son sus verdaderos enemigos ahora y golpearlos en cuanto se presente la primera oportunidad. Juegue sucio y sin piedad. Después de todo, ellos están dispuestos a dañar a su familia y a sus hijos.
  8. Manténgase firme. Recuerde que mientras usted represente una amenaza o parezca vulnerable, el cártel no lo dejará tranquilo ni un minuto. La idea es hacerles frente, subir la apuesta hasta que entiendan que no pueden doblegarlo y decidan tomar distancia. Afortunadamente, es fácil desmoralizar a las personas inseguras. De cualquier forma, nunca dejarán de odiarlo, pero irán por una presa menos belicosa. Si lo dejan en paz, responda en especie. Pero bajo ningún concepto entierre el hacha de guerra antes de tiempo. No ofrezca la rama de olivo, no cese las hostilidades por su cuenta. Hagan lo que hagan, el cártel no puede tocar su mente, no puede tocar su corazón y mucho menos tocar su alma.

 

Ray Luna es filólogo, ex académico de la Universidad Nacional Autónoma México y bloguero libertario.

 

Nota de la Redacción ZoePost: en el momento en que el autor de este artículo lo enviaba a la redacción se hizo público que el influencer Alexander Otaola entregó al presidente de Estados Unidos una lista roja de nombres de cubanos a los que él considera que no debieran entrar en Estados Unidos. El propio influencer hizo pública esa información mediante uno de sus vídeos. En esa lista se encuentran artistas pro régimen castrista y uno que se halla preso, más algunos opositores, entre los que se encuentran los fundadores de Estado de Sats, su líder Antonio Rodiles, Claudio Fuentes y Ailer González Mena. Desde el Mccartysmo no se conocía en Estados Unidos otro caso de listas dirigidas a señalar a personas como indeseables entre los que se encuentran reconocidos opositores.

10 Comments

  1. Luz para la oposicion digna Cubana

    Otaoloa , Elicer y Rosa y el resto son el ejercito sucio de los corruptos de Miami, las cosas hay que llamarla por su nombre de los Ballart por eso se lo llevaron a Trump, Estados Unidos no es Trump ni las instituciones de inmigracion ni el FBI ni la CIA ni ninguna agencia no hace nada que no se base en la ley se cagan en Otaola y su cartica
    Como es que Directorio Democratico Cubano se gasta el dinero en viajes a Taiwan supuestamente para la livertad de Cuba para filmar un videito «Mensaje al pueblo cubano del Dr. Orlando Gutiérrez Boronat desde Taipei,Taiwan» https://www.youtube.com/watch?v=aYToGfOj4P4
    que carajo va a liberar Boronat a Cuba desde Taiwan en vez de donar ese dinero a los cubanos que luchan desde Cuba ? pues la respuesta este en los Diaz Ballart de Miami que su tia fue esposa de Fidel y madre de su primo
    en este enlace en ingles podran entenderlo , les incluyo fragmentos traducidos por google:
    Un punto que Mario Díaz-Balart no mencionó durante la videoconferencia es que el gobierno taiwanés le ha dado al congresista de Miami tres viajes a Taiwán con todos los gastos pagados. Los formularios de declaración financiera de Díaz-Balart muestran que se embarcó en un viaje de seis días a Taiwán en 2009, un viaje de seis días en 2011 y un viaje de cinco días en 2014, con Taiwán pagando la cuenta.

    Y desde 2012, al hermano de Díaz-Balart, Lincoln, se le ha pagado más de $ 1.3 millones para trabajar como cabildero en nombre de Taiwán en el Congreso. Los pagos a Lincoln Diaz-Balart, quien sirvió en el Congreso durante dieciocho años, están documentados en formularios que debe presentar ante el Departamento de Justicia bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA).

    El trabajo de cabildeo extranjero de Lincoln no se ha limitado a Taiwán. A partir de julio de 2012 y hasta julio de 2017, a la firma de Lincoln, Western Hemisphere Strategies, se le pagó aproximadamente $ 1.2 millones para presionar en nombre del Reino de Marruecos y su gobernante, el Rey Mohammed VI.

    Mario Díaz-Balart es miembro del Caucus del Congreso de Marruecos y anteriormente fue su copresidente. Al igual que lo hace con Taiwán, Mario Díaz-Balart ha abogado en nombre de Marruecos en el Congreso y en un comunicado de prensa de 2011 incluso promocionó su capacidad para asegurar una mayor financiación para el reino en el Congreso.

    «¿Cuáles son las probabilidades de que él vaya a copresidir el caucus – el Caucus marroquí y el Caucus de Taiwán – los dos países, los dos únicos países que su hermano representa como cabildero», preguntó Sheila Krumholz, directora ejecutiva del Center for Responsive Politics, una organización no partidista que muestra la conexión entre el dinero y la toma de decisiones en Washington.

    El potencial de conflictos de intereses parece bastante claro ”, señaló. “Los electores de Mario necesitan saber que las políticas y decisiones que está tomando en nombre de sus electores en casa se basan en sus mejores intereses y en el interés de la nación y no están influenciados en absoluto por el negocio, los intereses y los clientes de su familiar. »

    Según las leyes de ética del Congreso, a Lincoln Díaz-Balart se le prohibió ejercer presión en el Congreso durante un año. Su último día como miembro del Congreso fue el 3 de enero de 2011.

    El 5 de enero de 2012, dos días después de que expirara su prohibición de cabildeo, Lincoln Díaz-Balart firmó un contrato con la Oficina de Representación Económica y Cultural de Taipei (TECRO), una rama del gobierno de Taiwán, con el propósito expreso de “trabajar diligentemente para exhortar a los miembros del Congreso y el Senado de los Estados Unidos para actuar favorablemente en asuntos de interés y beneficio para la República de China (Taiwán) ”, según los registros de FARA en los archivos del Departamento de Justicia.

    Una copia del contrato de 2012 revela que a Lincoln Díaz-Balart se le pagaría $ 15,000 al mes. Un año después, en 2013, su compensación se elevó a $ 18,000 por mes, y esos pagos han continuado desde entonces, según registros federales. Desde que firmó el contrato en enero de 2012, Díaz-Balart y su empresa han recibido $ 1,368,000 del gobierno de Taiwán.

    Según su contrato con TECRO, Díaz-Balart dice que no presionará a su hermano. “Ambas partes entienden y acuerdan que [Western Hemisphere Strategies] no participará en actividades de promoción ante el representante de los Estados Unidos, Mario Díaz-Balart o su personal”, dice el contrato.

    Noti, del Campaign Legal Center y ex asesor general asociado de la Comisión Federal de Elecciones, dijo que esa cláusula particular en el contrato de Lincoln Díaz-Balart «no vale ni el papel en el que está escrita».

    «Esa es una disposición contractual privada entre [Lincoln Díaz-Balart] y su cliente», dijo Noti. «No existe ningún mecanismo para que el gobierno de los Estados Unidos o cualquier otra persona haga cumplir esa disposición si decide ignorarla».

    Una búsqueda en las redes sociales encontró varios casos en los últimos años en los que Mario y Lincoln Díaz-Balart fueron fotografiados junto con funcionarios de Taiwán. El 5 de septiembre de 2016, Mario Díaz-Balart publicó una foto en Twitter en la que se mostraba de pie junto a su hermano, Lincoln, y el nuevo embajador de Taiwán en Estados Unidos.

    AQUI LO QUE IMPORTA ES EL DINERO OLVIDENSE DE LA LIBERTAD DE CUBA QUE SE ESTA USANDO PARA TAIWAN LA FAMILIA DIAZ BALLART CASTRO LLEVAN MUCHOS ANOS JODIENDO A CUBA Y AYUDANDOSE MUTUAMENTE

  2. Luz para la oposicion digna Cubana
  3. Edmme Baguer García

    Excelente artículo. Claro de inicio a fin.

  4. Pingback: El manifiesto antiinfluencer – | Retórica Socialista

  5. El grand escandalo de PMM y Ana Olema

    Toda esta gente es una burla increíble, la dictadura se burla de ellos en Miami o ellos trabajan con la dictadura, porque tal grado de ineptitud no puede ser real.
    Ana Olema la de clandestino y el girasol gigante horrible frente a la ermita de la caridad en Miami y autora de no se cuantas locuras y parte del grupo Otaola-Rosa Paya-Eliecer.
    Tengamos en cuenta que los grant los recibe Rosa, a todo este grupido se les paga como contratistas para trabajitos de media, arte , anuncios y cuanto invento exista para lavar el dinero de los grants, las donaciones, las ayudas humanitarias, etcetera.

    Pues bien, tenemos a PMM una empresa estatal cubana como se puede ver https://www.ecured.cu/P.M.M en una pagina oficial del gobierno cubano:

    «P.M.M (Por un Mundo Mejor). Espectáculo de variedades. Se funda oficialmente a mediados de junio del 2006 cuando pasó a integrar el catálogo de la empresa Escenarte, la Agencia Comercializadora de las Artes Escénicas subordinada al Consejo Nacional De Las Artes Escénicas (CNAE), aunque desde finales de marzo de ese año por decisión del propio Consejo debido a un proceso de reordenamiento de su actividad comercial pertenece a la Agencia de Representaciones Artísticas de las Artes Escénicas ACTUAR.»
    «El Director General de este proyecto artístico es Héctor Díaz Yañez, conocido como Hectico DJ»
    Entre las cosas que hacer Hectico y PMM en Cuba:
    «Concierto en la Tribuna Antimperialista dedicado al Natalicio del Comandante en Jefe (2003) o en la Escalinata Universitario junto a Buena Fé (2005) como bienvenida al Presidente Chávez»
    «Por otra parte han sido realizadas innumerables actividades con la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y el Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) como parte de celebraciones por el Día del Estudiante o aniversarios de la Universidad de La Habana, la CUJAE y la UCI garantizando junto a los Van Van la Clausura del último Congreso de la UJC en instalaciones de Protocolo de El Laguito»

    Bueno el individuo da hasta premios en Cuba para los CDR http://www.acn.cu/cuba/3706-los-cdr-otorgan-premios-del-barrio-en-acto-nacionallos-cdr-otorgan-premios-del-barrio-en-acto-nacional con el dinero que sale de Miami

    O aqui con la juventud comunista: http://www.granma.cu/cuba/2015-02-11/gira-artistica-nacional-toca-las-puertas-del-joven-cubano

    Una empresa estatal en Cuba que hace esto: https://cubasi.cu/es/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/19328-la-habana-se-mueve-diferente-con-pmm
    «Sí he tenido apoyo del Ministerio de Cultura a través de ARTEX, con la compra de un audio profesional que aún estamos pagando. Nosotros reportamos unos 300 o 400 mil dólares al año a esa empresa. Esta gestión fue casi un experimento porque no sé si se vuelva a autorizar una compra de este tipo, ya que el país tiene otras necesidades.»

    Bueno este individuo mientras siguen dirigiendo la empresa estatal en Cuba en el 2011 crea en la Florida esta empresa con el mismo nombre P.M.M. PRODUCTION EVENTS USA, LLC. En estos anos llega a Estados Unidos con cifras grandes de dinero se dice cerca de un millón de Dolares (o mucho mas), compra casa , y camiones y andamiaje de eventos para replicar el negocio en Estados Unidos y se las arregela para entre la Habana y Miami mantener los el negocio. Esto lo sabe todo el mundo en Miami. Cuando usted ha visto un individuo que desde Miami siga dirigiendo una empresa estatal en Cuba,.Nadie la ha hecho manifestaciones en su casa como hacen los venezolanos contra la gente de chavez en sus casas en Miami, Otaola a pensa lo menciona , lo de Otaola es Rodiles y Compania
    pues bien el Free Cuba Fest en Miami organizado con la compania de Ana Olema porque aqui todo el mundo tiene companias para el negocio de la libertad de Cuba , resulta que la comunista PMM en Miami fueron los camiones que prepararon el concierto para Ana Olema y Otaola y compania en Miami el pasado fin de semana como fue reportado por ciber cuba aqui: https://www.cibercuba.com/noticias/2020-10-15-u1-e43231-s27065-organizadores-free-cuba-fest-rechazan-haber-contratado-pmm
    En el articulo de cibercuba no menciona que UMBRELLA ART FOUNDATION INC incluye a Ana Olema:
    Officer/Director Detail
    Name & Address

    Title P

    SANTOS, DIDDIER, SR
    915 NORTHWEST 1ST AVENUE APT 1606
    MIAMI, FL 33136 ES

    Title VP

    HERNANDEZ, ANA OLEMA, MS
    915 NORTHWEST 1ST AVENUE APT 1606
    MIAMI, FL 33136 ES

    Pues bien ahora se justifican diciendo ellos no contrataron a PMM en Miami directamente , sino a una compania de esas fantasmas que nadie conoce Limitless Production Service INC de Hialeah que tiene una sala persona que fue a su vez la que contrato a PMM, vamos que la UJC union de jovenes comunistas en cuba fue la que se beneficio cobrando por el evento a traves de PMM, solo porque un periodista se dio cuenta, porque nadie de toda la gente de Otaola y compania que estaban presentes y organizaron el evento nadie se dio cuenta que era los camiones de PMM en Miami. Oye si usted contrata una compania para el evento como no va a saber los servicios que le va a dar esa compania y que es PMM la que va a darte el servicio

    A este PMM Hectico DJ estaba en la lista de Otaola a Trump? PReguntenle y dira que NO

  6. Dice el artículo titulado Las Paradojas de Umberto Eco escrito por Gloria Chávez Vázquez y publicado aquí o siguiente
    La invasión de los idiotas.
    “criticó las redes sociales diciendo que es una plataforma que le ha dado a legiones de individuos ignorantes el derecho a hablar de lo que una vez solo se habló en los bares y sin hacerle daño a la comunidad. Eco se refirió al fenómeno como a “la invasión de los idiotas” .
    Añado, ahora con capacidad de hacer daño.
    Otaola, mequetrefe du jour.

  7. Pingback: El manifiesto antiinfluencer. Por Ray Luna – Zoé Valdés

  8. Demian G. Bello

    Muchos de mi generación leímos a Dante y más tarde a Schiller. Crecimos, nos educaron, bajo otros signos de comunicación que nada tienen que ver con estos insultos y vejaciones verbales. Enhorabuena. Excelente artículo. Mis agradecimientos a la Sra. Valdés.

  9. Heidys Yepe

    Muy buen artículo, informativo, detallado. Los consejos para el contraataque son formidables. Gracias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*