El Ghetto de los Castro sigue igualito

Por Félix Antonio Rojas.

Por más de 1000 años, los obispos del medioevo, los califas musulmanes y más reciente, en el siglo pasado los adalid del nazismo, usaron estigmas, carteles e insignias para marcar al perseguido pueblo de Israel. La órdenes antijudías eran creadas para segregarlos y convertirlos en seres inferiores para el resto de la población. Creando así, un sistema discriminativo racial y religioso contra el pueblo elegido.

Con la revolución Francesa en el siglo XVIII la señal y el estigma fueron desapareciendo gradualmente hasta la emancipación judía en el siglo XIX. Luego en el periodo del nazismo entre 1933 y 1945, los nazis volvieron a imponer el cartel y la insignia del estigma al judío desde el odio más cruel intensificado y sistemático, preludio de la creación de Ghettos y la deportación a los campos de exterminios masivos en la Europa ocupada por la Alemania nazi.

La estigmatización y el cartel alarmista y pernicioso fue adoptado desde 1959 por la familia diabólica que se apoderó de la República de Cuba, el clan Castro Ruz y sus lacayos los miembros del grupo terrorista M26J. Cuando agarraron el poder llenaron la isla de carteles, las casas y a las personas marcadas, segregadas y perseguidas por no pertenecer y apoyar su revolución utópica de delincuentes y criminales oportunistas.

Unas de las primeras víctimas de tan gigante aberración comunista en los años 60tas, fueron los miles de campesinos de la zona de la provincia de las Villas, que fueron acusados falsamente de apoyar logísticamente a los patriotas cubanos que luchaban alzados contra la tiranía castrista en las lomas del Escambray. Luego de marcar sus casas, posteriormente destruidas con buldócer y calcinadas por el fuego, fueron recluidos y hacinados en pueblos fantasmas en la provincia de Pinar del Rio, vigilados las 24 horas, sin derecho a volver y recuperar las tierras donde nacieron sus antepasados.

Impusieron el estigma del cartel físico y del cartel mental.

Más tarde a principios de 1980, con la crisis político-humanitaria del Mariel, las turbas castristas, persiguieron y llenaron de carteles ofensivos y marginales, las casas de los que decidieron exiliarse, cansados de la represión y la falta más absoluta de libertades en la Isla, fue uno de los momentos cumbres de La Gran Cloaca en que se había convertido la sociedad cubana.

A finales de los 80tas y principios de los 90tas, después que todas las tropas mercenarias de las FAR regresaran de sus misiones genocidas en tierras africanas, muchos de esos mercenarios llegaron a suelo cubano, infectados con una extraña enfermedad que luego le pondrían de nombre VIH. Centenares de jóvenes infectados, fueron recluidos en el campo de concentración y de experimentación llamado Los Cocos en las afuera de La Habana, mientras esperaban morirse como conejillos de india cerca de los pies del milagroso Babalú Ayé, que no pudo transmutarle sus pesadillas cuando subsistían, en sueños palpables después de la muerte.

En la actualidad el régimen, en colaboración con el consejo de defensa provincial (que es otro organismo servil creado para imponer las orientaciones de la dictadura), a las personas sospechosas de estar infectadas con el arma bacteriológica creada por el gobierno criminal Chino, el covid 19, son recluidos en sus domicilios y obligados a permanecer en un claustro indefinido, mientras afuera de sus casas, un cartel los señala como apestados y marginados: *Casa con Ingreso Domiciliario*, los nuevos judíos del Ghetto de Varsovia, de La Raúl Hitler Ruz y sus adoradas puercas de la oscuridad tropical.

Es obligatorio recordar, que cuando La Bestia le arrebató los derechos y las libertades al pueblo de Cuba, muchas federadas con el bonche, la juntamenta militante y la putería miliciana , gritaban por las calles, parques y plazas a todo pulmón: “¡Este Bollo es de Fidel, Este Bollo es de Fidel…!” y algunos maricones intelectuales o intelectuales maricones de la UNEAC que iban en el molote, igualmente gritaban: “¡… y este culo también… y este culo también…!”.

Félix Antonio Rojas es friki Freelancer.

7 Comments

  1. Pingback: El Ghetto de los Castro sigue igualito – – Zoé Valdés

  2. Bruja del Oeste

    Y si te dijera mi brujo que está rosa es solo tuya?,no importa que solo me la tomes en sueños,da igual porque los sueños siempre son más bellos que la realidad.
    Led Zeppelin [email protected]

    • Félix Antonio Rojas G

      Creo que Meetic o Baddo son otras páginas webs…

      • Bruja del Oeste

        Perdona mi querido brujo mayor pero crees que en esos sitios hay personas con tu nivel de inteligencia y esoterismo y además friki con sex appeal ? En la tierra,solo tu mi brujo 😘,no sé en Martes.

        • Zoe Valdes

          Adresse IP República Checa, o sea, Massiel la pata gambá del Este. Jajajajajajajajajajaja.

  3. wow no comment!!

  4. chicho porras

    que buen ensayo y con tanta verdad…genial

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*