El documento alpha

Demeter

Por Ulises Fidalgo.

Las arenas de Egipto han aflorado un nuevo manuscrito que han dado en llamar documento alfa, o Evangelio principal. Los estudios preliminares apuntan a una autoría verdaderamente inverosímil, pero que explicaría las curiosas variaciones depositadas en las encíclicas del actual Romano Pontífice, o Patota Universal. De acuerdo con el investigador principal del equipo de arqueólogos, Dr. Spielshtein, ciertos análisis filológicos comparativos sobre el texto sugieren que lo escribió la Regina María, la mismísima madre del salvador Jorge Bergoglio o Francisco punto cero (su madre se llamaba Regina María Sivori). Las primeras sospechas aparecieron cuando la supuesta autora se hacía llamar a sí misma Demeter. Del escrito podría interpretarse indirectamente que la tal María contiene la virtud de la virginidad perpetua. Ciertamente depositó sobre la tierra varios hijos, pero al ser ella misma la Tierra, es como si aún los contuviera en su seno (no sé en cuál de los dos, pero en el texto la palabra seno aparece en singular).  En cierta parte del texto se usa para referir a la Regina María la combinación de epítetos “virgen y mártir”, lo cual resulta un pleonasmo, pero debemos entender que a pesar de haberse encontrado en Egipto, el texto es argentino, y la literatura de ese país es abundante en adjetivos y adverbios. Según se deduce del flamante evangelio (entiendo que el adjetivo flamante puede sonar inadecuado tratándose de un texto dos veces milenario, pero comprenda usted que acaba de ser desenterrado (o desenarenizado, como quiera usted decirlo)… Vuelvo: según se deduce del flamante evangelio Regina María era una diosa pagana que se le aparecía a los beduinos del Israel del siglo I, para avisarles de los peligros que para el calentamiento global tienen las fogatas durante las noches en el desierto, también la acumulación del excremento de las cabras, y desde luego la pérdida de masa verde alrededor del Jordán. Desafortunadamente los israelitas de entonces no eran politeístas (es algo que no se dice muy a menudo, pero hay pruebas contundentes para asegurarlo) y confundieron a la diosa con la joven mujer de un acaudalado constructor del antiguo Nazareth. En aquel entonces las jóvenes no eran escuchadas cuando deambulaban solitarias por las noches entre los beduinos. Mucho menos si iban predicando a favor del Clima. Simplemente se les conocía y se les reconocía varias veces. Claro, todas las veces que se le conocía eran en sentido bíblico. Tal revelación explica uno de los misterios más proclamado por el Cristianismo y que la maledicencia de todos los siglos intenta negar. Me refiero al nacimiento glorioso y sin pecado del señor Jorge Bergoglio. – Qué María era la diosa Madre Tierra era algo que ya dábamos por sabido. – Aseveró con rotundidad el Dr. Spielshtain, durante nuestra visita a su campamento. Otro investigador del equipo Dr. Spassberg nos aclaró: – Tras la encíclica «Laudato Si» (o para que me entienda la gente común, encíclica «Alaba’o») nos percatamos de que el magisterio de la Roma actual difunde una religión que se basa en la adoración a la universal Madre Tierra. Al inicio pensamos que era la Pacha Mama, pero tras ciertos argumentos, que ahora no me da tiempo a exponer, nos pareció un tanto inverosímil esa idea. Así que nos dirigimos hacia el mundo clásico. No estábamos errados. Se trataba de Demeter. – El doctor Spassberg hablaba con satisfacción. – Ahora nos preguntamos – continuó el alegre científico- si guardan en el Vaticano algún documento que sostenga tal doctrina. Hoy sospechamos que deben tener una copia del presente documento alfa.- Los investigadores se sienten muy optimistas, porque creen que en cualquier momento podremos conocer el nombre preciso del beduino, que a pesar de no haber escuchado a María, se hizo parte integrante del cuerpo de la Iglesia y de Bergoglio.

 

Ulises Fidalgo es Profesor de Matemáticas de Case Western Reserve University.

6 Comments

  1. Pingback: El documento alpha – – Zoé Valdés

  2. ShereKham

    WHAT??????

  3. Espero que este articulo sea una broma para criticar las locuras de «Pancho el globalista», y si es cierto en la enciclica nombrada Laudatio se trata de una enciclica aparte de globalista muy green, porque este sr. Austral odia el dinero y tiene fijacion con el dinero y aquellos que hacen dinero y no se lo dan, como cuando fue robado el dinero del asi llamado «Obolo de San Pedro» y metio una clase de perreta que segun se cuenta hasta de pataditas en el suelo y palabrotas lationamerican style de mucho alcance, nada me extraña de «Pancho el globalista» como cuando festejo el inicio de la semana santa con mascaras diabolicas alrededor del Coliseum ,para mi esta loco o es demasiado hp, y si como sabe que se la tienen jurada vive en una celda en Santa Marta donde tiene todo lo necesario y no come nada que no sea preparado por sus manos , que horror de personaje

    • Ulises Fidalgo

      No hay que elegir. Es un hijo de su madre Sivori y también está loco. Se tiene en muy alta estima y sin razón, porque el contraste con los dos Papas anteriores es evidente. A veces parece que él cree ser el mismo Jesús. Es un patotero. Un impresentable. Él se hizo llamar el Papa del fin del Mundo, dicen que porque vino de La Argentina, pero me temo que quería hacerse llamar el Papa del fin de los Tiempos.

  4. Casi seguro que eso fue lo que quizo decir «el fin de los tiempos» ni el ni los otros dos papa me gustaban tenian tambien muchas malas mañas independientemente que soy anti clerical y anti papal

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*