Domingo de resurrección con vistas al Lago

Cementerio Cleveland

Por Ulises Fidalgo.

 

Hoy es domingo de resurrección. Ayer fue sábado de gloria. Ayer nevaba, hoy llueve. Hoy visitamos Lake View Cemetery, en Cleveland. Ningún milagro a la vista. Todo está en orden. Todos en sus sitios. Lo primero que he hecho es comprobar algo que ya venía sospechando desde hacía algunos años. La famosa institución Cleveland Clinic tiene muchas fallas. El campo estaba repleto de fracasos. Tuve que concluir algo muy doloroso. Aún con los mejores médicos la gente termina muriendo en Cleveland. Qué no te engañen, los seguros médicos no son tan seguros. De hecho al final siempre terminan fallando.

 

A la entrada vi un mapa. Me acerqué porque estaba buscando la tumba de Bruce Lee, pero no estaba su nombre. Me acordé de lo que él solía decir: «Be water, my friend». Así que seguro se habría escurrido. Luego alguien me dijo que Bruce Lee no estaba en ese cementerio, sino en uno de Seattle que también se llama Lake View Cemetery. Parece que alguien pensó que sería bueno para el descanso eterno tener buenas vistas.

 

En el mapa había una zona que mostraban con un efusivo magenta, una frase que decía «Future Develoment” (desarrollo futuro). Es verdad que cualquier muestra de alegría en un cementerio por parte de sus obreros (sepulturero se dice, creo) se me asemeja bastante al sarcasmo, pero es que aquello era una burla directa. ¿Qué se puede presumir del hecho de que haya zonas del cementerio en desarrollo? Supongo que para sobrecumplir con el plan de desarrollo buscarán la ayuda de Cleveland Clinic.

 

No encontré la tumba de Rockefeller, pero ni siquiera sabía si había muerto en Cleveland. Había nacido aquí pero.. ya se sabe la frase que solía decir: «Be oil, my friend». Así que no tengo ni idea de con quién se escurrió al final.

 

A cambio encontramos la tumba de Eliot Ness. Un monumento muy pequeñito, de pobre policía que fue trasladado a la pequeña Cleveland, después de su gran epopeya en Chicago, que se escribió él mismo. Murió alcoholizado intentando ser alcalde de Cleveland. Me gustó pensar que la de Al Capone pudiera ser aún más pequeña, pero no sé por qué me temo que estoy muy equivocado.

 

Visitamos el monumento al Presidente Gardfield, a quien debemos que se haya inventado el aire acondicionado. El monumento es impresionante de grande. Sin embargo creo que, por el aire acondicionado, el monumento a Gardfield de Miami debería ser mayor.

 

Salimos. Habían carteles avisando de que a la puesta las puertas cerraban. Las puertas de un cementerio es uno de los objetos más inútiles que se han diseñado.  Y peor por la noche. ¿Para qué son? ¿Para no dejar entrar a los visitantes, o para evitar que los de dentro se escapen? En las puertas de los cementerios hay una esperanza oculta. De alguna manera se cree en la resurrección, pero con malas intenciones. Si resucitas intenta que sea de día, de lo contrario te quedarás dentro. Me fui muy contento del cementerio. Nunca antes había tenido la posibilidad de presumir tanto de mi vivacidad.

 

Ulises Fidalgo es Profesor de Matemáticas de Case Western Reserve University.

5 Comments

  1. Pues ni tanto ni tanto es absurdo el cartel, sabe porque? sencillo aqui en Roma descubrieron en un mausoleo del cementerio romano «Verano» que algunos personajes esperaban el cierre para ir a su residencia mortuaria con tanto de cama, cocinita, parabolica portatil, televisor y contrato satelitar increible pero cierto!! la policia descubrio todo por la señal del celular

    • Ulises Fidalgo

      Jajaja.. Vaya… Una vez escuche que unos millonarios organizaron mandar sus cenizas al espacio exterior. Espero que no le provoquen alergia (coriza) al Creador. Un estornudo sería terrible.

  2. Ulises Fidalgo

    «Había carteles»… Me enfrento a la impersonalidad del Haber.

  3. Heidys Yepe

    Como comer algo dulce… y exótico. Una delicia!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*