Desde la eternidad: Entrevista con JFK

dav

Por Zoé Valdés.

 

ZoePost inicia una sección con tintes humorísticos: entrevistas imaginarias con personalidades de la política y de la vida social y cultural, ya fallecidos. Como si esas celebridades nos quisieran decir desde el más allá lo que no se atrevieron a decir nunca, además de seguir callando y tergiversando.

 

No sé cómo pudo colarse el reportero de ZoePost en la piscina de la Casa Blanca, esa a la que se llega atravesando pasadizos desde la Oficina Oval hasta sus aguas cristalinas, el espacio preferido de JFK. Allí, envuelto en su pegnoir impecablemente blanco, esperaba su futuro entrevistado, el presidente asesinado en el pasado. Habrán observado el amor que le tienen estos muertecillos de la izquierda a las piscinas, no se despegan de ellas.

ZoePost: -Buenos días, presidente JFK. ¿Cómo se siente? Veo que le agradan las piscinas.

JFK: -Todavía me duele el cráneo un poco, no se crea, fue muy traumático perder el cerebro hecho birutitas. En cuanto a las piscinas, bueno, si se ha leído usted el libro de Mimi Alford, se habrá enterado que aquí pasé los mejores momentos de mi presidencia…

ZP: -¿Firmó alguna ley importante acá, tomó alguna resolución transcendental para su país desde este sitio que usted considera tan especial?

JFK: -En esta piscina me dieron las mamadas más sabrosas de mi vida, esas que me proporcionó Mimi Alford, la becaria de 19 años, ella lo contó en su libro; pero la gente no lee, ni siquiera con mi método: que es leer sólo las palabras centrales de una página. Con ese método Kennedy de lectura se puede leer un libro de 500 páginas en diez minutos. Aquí, en esta piscina, también sugerí a Mimi que le hiciera una de esas chupadas magistrales a mi guardaespaldas, lo que ella se apresuró a hacer, obligada por mí, claro. Todo lo encontrará bien detallado en su libro.

ZP: -¡Pues vaya que han sucedido cosas raras en esta Casa Blanca…!

JFK: -Nada de raras, sólo hábitos. He sido el primero en imponer como requerimiento esas costumbres. Después vendría Clinton con su célebre becaria, la Monikita, y las escenas del tabaco introducida en sus partes pudendas y el vestido enlechado… Pero el primero he sido yo, en poner la pornografía y el tarro como exigencias de mandato.

ZP: -¿Obama y Trump también?

JFK: -«Obama es gay y Michel es trans» ya sabe lo que costó a una célebre presentadora de la tele esa verdad tan cruda dicha frente a una cámara. De ellos no hablaré, porque ya con un ramillete de balazos en el cráneo he tenido suficiente…

ZP: -Pero sin embargo ha mencionado a Clinton, que esa pareja también se las trae, vaya tela marinera de muertos en el trastero…

JFK: -Sólo mencioné lo que los Clinton se dignaron a reconocer porque no les quedó de otra. ¡Y lo que falta! Pero de eso se encargará Trump…

ZP: -¿No reconoce usted que ganó Biden?

JFK: -Biden no ganará jamás porque ganar con trampa no es ganar, es perder aunque gane; aunque lo reconozca CiberCuba.

ZP: -Usted ganó con trampa.

JFK: -Por eso nunca gané, porque ganar lo que es ganar debiera serlo sin engañar. Y yo fui y soy como cualquier Demócrata un engañador profesional.

ZP: -¿No le cae bien Biden?

JFK: -No me cayó nunca bien, ni ayer ni hoy. Es un tipejo muy marañero, de toda la vida; racista y corrupto para colmo, y tan mentiroso como Bill. Por cierto, durante los mandatos de Obama el verdaderamente manoseador y violador ha sido Biden. Nadie se acuerda de las acusaciones, y de los vídeos en los que ha sido visto manoseando niñas y niños, y de la vez en que afirmó que le encanta que los niños acaricien sus piernas y le pasen las manitas por los vellos de las extremidades inferiores.

ZP: -Entonces usted le fue a Trump, usted apoya a Trump, ¿no?

JFK: -Yo apoyo a Trump como mismo apoyé a los expedicionarios cubanos de Bahía de Cochinos.

ZP: -Pero a ellos los apoyó y luego los traicionó.

JFK: -Pues por eso dije «como mismo»…

ZP: -Entonces ¿sería capaz de traicionar y aniquilar a Trump?

JFK: -Claro, porque Trump durante sus cuatro años jamás me envió una becaria, mientras que con Biden tendría posibilidades y hasta esperanzas…

La entrevista culmina abruptamente al entrar Melania con su flamante maillot de bain y JFK salir corriendo a esconderse detrás de unas taquillas algo alejadas de la alberca. Nuestro corresponsal lo siguió. JFK le hizo señas llevándose el dedo a los labios para que se mantuviera callado. Por fin comentó por lo bajitico:

JFK: -¡Con ella no, con ella sí que no puedo meterme!

ZP: -¿Y eso por qué?

JFK: -La brujería eslovaca es muy fuerte, la peor de todas. Aunque con la cubana he perdido a toda mi familia en tormentosas circunstancias, ¡Pero con Melania no, los fósforos!

 

Zoé Valdés es escritora y artista. Fundadora y Directora general de ZoePost.

Luant Mac-Beath es caricaturista, pintor y bongosero.

4 Comments

  1. Heidys Yepe

    Fenómenal!!! Que la brujeria eslovaca siga funcionando! Ajajajaja.

  2. Félix Antonio Rojas G

    Grande ¡¡¡

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*