EDITO

Cuento bucólico: IsabelE y Harriette

Por Zoé Valdés.

IsabelE y Harriette están hechos uno para el otro. No me haría dudar de que, entre la larga lista de posibles novios de doña IsabelE, aunque no aparezca Harriette en el listado, el que más posibilidades tenga de lograr la aventura del goce del lazo filipino sea el Repuesto Zanahorio. 

El problema del Príncipe Zanahorio, el nombre no lo he puesto yo, lo puso una gran amiga, es que sabe perfectamente que siempre será el Repuesto

Uno para el otro, dicho, y resumido: ambos disfrutan con perturbar y saquear al prójimo; saquear de cualquier manera, económica y sentimentalmente. ¿Pues qué otra cosa está haciendo el Repuesto Zanahorio sino es saquear su propia y pobrísima historia, la muy breve e indigna historia que posee, arrastrando a su lodo la gran historia de su familia, a la que de paso debiera agradecer que le permitieran casarse con una tránsfuga? Porque quién duda a estas alturas que la duquesa Juanetico Virao es una tránsfuga enviada por OrejaePalo y Miguelón para destruir la monarquía británica. Sí, ya sé, no me creerán. Bueno, allá ustedes, todo se andará… Hace décadas no me creían nada, y ahora miren, al menos en este periódico lo hacen.

El problema del Príncipe Zanahorio, el nombre no lo he puesto yo, lo puso una gran amiga, es que sabe perfectamente que siempre será el Repuesto, incluso cuando creyendo que habría dejado de ser el recambio del hermano, se convertiría en el accesorio, reserva y trasto de la Duquesa Juanetico Virao. Pensándolo mejor, hay mucho parecido entre IsabelE y la Duquesa Juanetico Virao, y no es precisamente en las costuras estéticas, sino en las éticas.

IsabelE ha desatado todo un ejército de lame ojetes para hacer creer que está siendo asediada por los amigos de un Nobel. Cuando los que asediaron a la familia del Nobel, y al Nobel mismo, fueron ella y su zorra estirpe. Sólo hay que ver el espantoso documental de la Sobrineta, en el que da vergüenza el uso malsano que se hizo del Nobel en la pantalla a la soviética de «Nietflix». Y, todavía se atreven con que el Nobel también cobró, que lo prueben, saben que no pueden porque no cobró. No, el Nobel no cobró nunca por las fotos en Hi.

Ja, ¿y si hubiera cobrado qué? En un mundo en donde todos cobran, por qué no iría a hacerlo quien lleva décadas amasando millones con sus libros, repito, con sus libros, y no haciendo monerías de influencers que ni pronunciar una frase coherente saben, siendo leído por millones de lectores en todo el mundo, y venerado desde que hace años fuera y es todavía uno de los elementos esenciales de uno de los mayores movimientos literarios que ha dado la humanidad en lengua española, y también francesa, dado que la Academie Française lo ha nombrado uno de sus ilustres miembros… Su cuento más reciente así lo demuestra. De modo que no cobró. Es más, bastante mal le han pagado, y bastante caro le ha costado y le sigue costando todavía, con relación a su monumental estatura humana y literaria.

Porque a ver, ¿qué han construido IsabelE y el Repuesto Zanahorio en bien de la humanidad? Bueno, al menos el segundo dice y se jacta en un libro no escrito por él (escrito por un afrofantasma, la otra palabra no se puede decir) de que mató a 25 talibanes, lo que significa que si bien eliminó a 25 problemas de este planeta, también no sólo ha puesto en entredicho a toda una armada, además ha situado a él y a su familia más cercana en peligro, en el punto de mira de los talibanes, quienes ya hicieron declaraciones tales como acusarlo de «crímenes de guerra», y ahora que ostentan el poder en Afganistán, razones no les faltan.

Sí, sé que algunas y algunos, y algunetEs, me pedirán piedad por una pobre viuda. ¿Viuda? ¿Murió el Nobel? No, pero al lado de ella estuvo a punto, como el resto. ¿Tuvo ella piedad con él? Ninguna, además ella no importa en el planeta, ella en el único asteroide ficticio que importa es en el de la hojarasca del Hi.

En el caso de doña IsabelE, aunque ella y sus adláteres digan que está en la flor de la edad, se nota que apenas puede oler ninguna flor, porque ni nariz le queda… (continúa en La Gaceta de la Iberosfera)

Pulse aquí para continuar leyendo en La Gaceta de la Iberosfera.

Zoé Valdés. Escritora y artista cubana e hispano-francesa. Nacida en La Habana, Cuba, 1959. Caballero de las Artes y Letras en Francia, Medalla Vermeil de la Ciudad de París. Fundadora de ZoePost.com y de Fundación Libertad de Prensa. Fundadora y Voz Delegada del MRLM. Ha recibido numerosos reconocimientos literarios y por su defensa de los Derechos Humanos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*