Cualquier innecesaria ingenuidad

Guillermo ‘Coco’ Fariñas Hernández

Por Guillermo “Coco” Fariñas Hernández.

Santa Clara, Cuba, 11 de octubre del 2021; (Cartero Antitotalitario).

Ni los propios defensores extranjeros o nacionales de la Junta Militar NeoRaulista en el Poder Ejecutivo en Cuba hace la nimiedad de más de 62 años, han podido evadir o desconocer la repercusión negativa de las públicas acciones represivas contra un notable segmento de la Ciudadanía Cubana, durante el ya histórico Estallido Social comenzado el 11 de julio de este año y que en algunos lugares de la Isla perduró hasta el siguiente día.

Sin embargo; la ola represiva desatada por los seguidores del Castrismo ya están altamente preocupados por una de las consecuencias de la intolerancia gubernamental, a escuchar a los indignados compatriotas, que exigían cambios políticos en el Status Quo Castrista. Todo debido, a que las cubanas y cubanos reclamantes se percataron, que la opción del Entendimiento entre gobernantes y gobernados no es ya posible.

En las conversaciones realizadas o escuchadas a posteriori, por muchos de los compatriotas que salieron a protestar ese 11-J -así como otros que estuvieron a punto de hacerlo- por cambios en el actual modelo político imperante en El Archipiélago, se percibe una enorme frustración por haberse equivocado, puesto que creyeron a pies juntillas, en algo que pudiera denominarse como El Síndrome de la Ingenuidad Cívica.

Pero, ¿qué es El Síndrome de la Ingenuidad Cívica? Ya algunos se han puesto a teorizar, que el mismo consiste, en que una gran parte de los ciudadanos cubanos pensaron, que si se atrevían a salir a las calles de las municipalidades cubanas en una cantidad significativa -como realmente ocurrió- los decisores dentro de la Junta Militar se verían obligados a escucharlos y hacer modificaciones en el vigente Pacto Social entre gobernantes y gobernados.

Para el asombro de esos ingenuos conciudadanos, éstos pudieron sufrir en carne propia u observar con dolor, que lejos de dar pasos para negociar las diferencias entre los miembros de la Élite Militar que desgobierna a Cuba versus los reclamantes ciudadanos. Los decisores dentro del Estamento Castrense al mando de los destinos de la Isla, de una manera desmedida reprimieron a los no violentos protestantes, como única respuesta.

Todos aquellos ciudadanos nacionales contaminados con El Síndrome de la Ingenuidad Cívica, para desgracia de la Democracia Representativa en Cuba no tuvieron en cuenta los hechos históricos referentes a Los Comunistas y su interrelación con El Poder Político. Siendo una característica sine qua non de los partidarios del Marxismo-Leninismo, que son altamente reacios a entregar El Poder Ejecutivo, tras posesionarse en las sillas presidenciales.

Ese tipo de Modelaje Social demostrado por miles y miles de ciudadanos cubanos, cuando se decidieron a lanzarse a las vías públicas de más de 70 municipios en todo El Archipiélago el imperecedero 11 de julio, significa solamente un primer paso en las ansias de democratización de la Nación Cubana. La Ingenuidad debe desaparecer de las conciencias de las cubanas y cubanos, que sueñan con ver a una Cuba Democrática y en Libertad.

Puesto que la Guerra Anticomunista mencionada, para un día llegue a alcanzar la Democracia Representativa para la Isla y así poder desbancar de sus cargos al frente del territorio nacional a los Militares Comunistas, que están encargados de la conducción de los destinos de Cuba, nuestra Patria, tendrá que llegar a buen puerto, sólo ante la conjunción de una Guerra Asimétrica contra El NeoRaulismo en el ejercicio del Poder Ejecutivo.

Se va a necesitar el entrelazamiento de las protestas ciudadanas, como la acaecida el pasado 11-J, respaldadas con la sistemática imposición de sanciones internacionales a los represores directos, intelectuales y espirituales dentro de la Junta Militar. Además, los sancionados, a su vez deben ser, todos los inversores y directivos de empresas trasnacionales, facilitadores de divisas libremente convertibles a los militares.

Junto a todo lo antes descrito, también se hará obligatorio un cabildeo desgastante contra la participación en foros diplomáticos e internacionales de los representantes de la Elite NeoRaulista en las principales áreas de influencia que pueden afectar a Cuba, como son: Estados Unidos de América, Unión Europea y América Latina. La Democratización de Cuba puede ser lograda en un corto o mediano plazo, pero se debe dejar fuera de las mentes libertarias cualquier innecesaria ingenuidad.

One Comment

  1. Pingback: Cualquier innecesaria ingenuidad – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*