Colombia en “el filo de la navaja”

Por Gloria Chávez Vásquez.

Además de las elecciones parlamentarias del pasado 13 de marzo en Colombia, se llevaron a cabo las consultas interpartidistas para escoger a los candidatos para la presidencia el próximo 29 de mayo. Los ganadores en esta vuelta, fueron, el ingeniero y exalcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, como la alternativa de la derecha y Gustavo Petro, ex guerrillero y exalcalde de Bogotá, como alternativa de la izquierda.

En un análisis de los resultados electorales, la senadora María Fernanda Cabal dijo a Ricardo Galán, en su programa Libreta de Apuntes (3/16/22): “Colombia es un país que vive todo el tiempo al filo de la navaja”. Cada cuatro años el país se debate entre si se vuelve comunista o si seguimos en libertad con los mismos defectos y sin cambios estructurales, que es lo que hay que hacer.

Típico del estado de gracia en que vive, el presidente Iván Duque se apresuró a declarar impolutas, las elecciones del pasado 13 de marzo en su país a pesar de las múltiples evidencias y voces de alerta que se venían lanzando sobre el fraude en marcha y con la complicidad de otros países.

Ya desde el año pasado, el expresidente Andrés Pastrana había observado ciertas movidas sospechosas. La visita de Petro a España, para reunirse con el presidente Pedro Sánchez; la inmediata contratación por parte del registrador Alex Vega, sin consulta alguna, de Indra, la desacreditada compañía que intervino en las elecciones en Estados Unidos.

Según el informe de Pastrana, el 29 de diciembre del 2021, Vega adjudicó arbitrariamente el contrato por 27.000 millones de pesos colombianos a Indra. La compañía le vendió, además, un programa digital al Consejo Nacional Electoral para que los magistrados resolvieran, de su cuenta, los problemas de impugnaciones y demandas, el día de las elecciones. ¿Pero quién hizo la auditoria? ¿Como se manejó y con que garantías? Hasta el momento no hay noticia ni detalle.

En el recuento, más de medio millón de votos aparecieron como por arte de magia, a favor del Pacto Histórico, y que se suman a los de Gustavo Petro. Los petristas continúan arrebatando curules (cuatro hasta ahora) mientras el Centro Democrático pierde escaños. En uno de los casos más sonados, el popular activista caleño Miguel Polo, perdió su curul frente a una militante de las Farc emparentada con otro congresista. ¿Es eso casual?

La organización de activistas Por Nuestro País que monitoreó de cerca el proceso electoral, hizo público su reporte en las redes sociales: El fraude está compuesto de dos partes: en la consulta (que ya tenía ganada de antemano y por tanto era innecesaria), dentro del Pacto Histórico, el candidato Petro obtuvo 5 millones de votos (más del 80%) que le generaron 35 mil millones de pesos del erario público.

La inconsistencia que pasó desapercibida: En las listas del PH hay 2 millones trecientas mil personas registradas para votar, pero en la consulta del 13 de marzo, aparecen cinco millones 800 mil votos. Una diferencia de tres millones y medio de votos (y de 21 mil quinientos millones de pesos tomados del erario). En las listas del depto. del Chocó, había 3.200 votantes registrados, pero en la consulta aparecieron 70.000 votos; en el Magdalena votaron 19.700 en las listas al senado, pero en la consulta aparecen que votaron 143.000.  ¿de dónde salieron esos votos? Ni siquiera sumando los partidos afines se alcanzan esas cifras.  Habría que preguntarle a Indra.

“Las cifras oficiales apestan a fraude a favor del Pacto Histórico”, declaró Pastrana en la revista Semana. El exmandatario pidió una investigación y la explicación de los protagonistas. Curiosamente, el único que no ha pedido la renuncia del registrador Alexander Vega, es Gustavo Petro quien ahora pretende culpar del fraude a Álvaro Uribe y al Centro Democrático a pesar de que solo Petro es el beneficiado. Hasta el momento nadie ha cuestionado a Indra o pedido que se impute al Pacto Histórico.

Las irregularidades se hicieron extensivas a los consulados de Colombia en otros países y mesas de votación en el extranjero. Fabio Andrade, fundador del American Community Center en el sur de la Florida y director de la plataforma Habla Colombia alertó a los colombianos residentes en EEUU sobre la cantidad de llamadas especialmente desde Florida y Nueva York por la cantidad de personas enviadas desde Colombia a cubrir los puestos de votación como jurados. Es obvio que los Petristas costearon el viaje y estadía a sus manipuladores para que hicieran de jueces y custodiaran las mesas de votaciones en los consulados colombianos del mundo donde se facilitó el proceso. Los tarjetones que entregaban eran solo los de Petro. Así la votación por él y sus afiliados fue masiva en el exterior.

¿Ya vieron porque es tan importante ser jueces y testigos? Comenta John Milton Jr. Activista del CD. “Las mesas estaban llenas de [muchachos] adoctrinados”.

La responsabilidad de esta debacle es atribuible en parte a la flaccidez del actual presidente, Iván Duque que ha gobernado con Dios y con el diablo. Según la senadora Cabal, Duque pudo haber eliminado las malas leyes y crear decretos y resoluciones de la mano del sector productivo que es el que paga los impuestos. En cambio, Duque se distanció del Centro Democrático para evadir la crítica inclemente de la izquierda. Agrega Cabal, “Duque gobernó con todos los santistas y no hizo lo que tenía que hacer. No gobernó con el partido que lo eligió y dividió al CD”.

“Queda claro que hay que hacer coaliciones, hay que unirse” agrega la senadora, quien opina que Colombia es un país monopolizado por un cartel de burócratas que le sirven solo a los políticos.

El argumento de los petristas es que con sus declaraciones los uribistas están promoviendo el miedo entre los colombianos. Los seguidores de Petro están dispuestos a comerse al país a dentelladas si este no resulta presidente. Las guerrillas, su brazo armado con el apoyo de Cuba y Venezuela están listos a la voz de asalto.  A raíz de las polémicas elecciones salió a relucir nuevamente la carta (Julio 21 del 2020) de los congresistas de las FARC Aida Avella, Gustavo Bolívar, Feliciano Valencia y Gustavo Petro a Gregorio Eljach Pacheco, secretario general de la República en Bogotá:

Anunciando la radicación del proyecto de Ley “Por medio del cual se adopta una política de Estado a cargo de DANE y la UPRA para crear el índice oficial de distribución de la propiedad rural y tenencia de la tierra y se toman medidas para el acceso de la información de tierras rurales.” Adelantando desde la Universidad nacional la reforma del código civil y al código de comercio para unificar los dos códigos con el aval del Ministerio de Justicia el jurista Jairo Parara Quijano. Un atentado contra la propiedad privada: Solo se respetará la propiedad privada que no afecte a terceros: el estado decide e interpreta. Hernando Herrera denunció en Caracol Radio. En resumen, una ley que le otorgue a Petro el poder de expropiación.

En opinión del senador Carlos Felipe Mejía en Twitter: “Estamos en la antesala de lo que sería un gobierno de Petro: la ‘democratización’ de todo. Ayer las pensiones, hoy los votos, mañana el empleo, la casa y el negocio, hasta perderlo todo, incluida la libertad”.

Gloria Chávez Vásquez es escritora, periodista y educadora residente en Estados Unidos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*