EDITO

Código de Familia y los Apagones del Hambre

Por Julio César Soler Baró.

En serio pregunto, retóricamente, por supuesto y con el único objetivo de dejar en evidencia la doble moral del aguerrido pueblo cubano.

¿Cuál es el populismo de los nacidos en Cuba en contra del “Nuevo Código” de una que ya en el 1959 cedió su casa, con todo lo que llevaba dentro, incluidos sus hijos a Fidel, familia que vociferó PAREDÓN, que tildó de cobardes a los hijos feroces del Escambray y de apátridas a las madres que no se alistaron para cazar nativos en Angola, Mozambique y entre otros Etiopía, a las madres que no enviaron sus retoños a las Escuelas al Campo, de una familia que volvió sus espaldas a los 14 000 niños Peter Pan?

La Dictadura Castrista no necesita un “Nuevo Código” de familia para hacer lo que toda una vida ha venido haciendo y la inmensa mayoría, incluso los que hoy protestan, han venido apoyando.
Ese, código, no es más que una maniobra de distracción con la que la Dictadura Castrista pretende desviar la atención de la masa cubana en los “Apagones del Hambre” callejera y por ende peligrosa.

La verdad es que, de todos los peces de cultivo, el cubano, pariente a todas luces de la Claria, lo pica todo y todo se lo traga y por ende es el más fácil de pescar.

Son las Hordas del BrutanKlan…

#JullArts

Julio César Soler Baró, poeta, pintor y antropólogo cubano exiliado en Suecia. Oluwo Otura-Nico.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*