Política

Carta abierta a Alex Castro

Alex Castro

Por Ramón Humberto Colas.

Señor Alex Castro, recientemente leí sus declaraciones a un diario alemán donde acusa a los manifestantes del 11 de Julio de delincuentes. En sus palabras, asumidas, desde su imaginario como verdad absoluta, se observa el mismo atisbo de aversión hacia lo diferente de quien fuera su padre.

El tono de sus declaraciones, el desprecio hacia aquella multitud de cubanos dignos y la arrogancia de quien supone estar en lo correcto, desabriga la vileza de quien es capaz de responder con odio y terror a las exigencias del que se distancia de la revolución.

Aquellos cubanos, señor Castro, no delinquían cuando tomaron las calles del país para reclamar libertad. Exigían únicamente ser libres, respeto a sus derechos y el fin del sistema de privilegios y corruptelas donde anidan personas como usted.

No eran delincuentes, sino héroes modernos. Valientes compatriotas que entendieron mejor que nadie que la libertad es un derecho inalienable y natural. Una responsabilidad de cada ciudadano y es un deber defenderla a cualquier precio.

Señor Castro, la violencia y la delincuencia es patrimonio absoluto del ideario de su padre quien gobernó con manos de hierro a un pueblo que sacrificó todo para ofrecerle la gloria de su vanidad, mientras pisaba el decoro de cada cubano.

Su padre, quien lo ocultó a usted y a su madre durante años, edificó la miseria y pluralizó el odio como arma ideológica. Hizo que padres enfrentaran a sus hijos, separó familias, encarceló a su antojo y convirtió al mundo en un lugar abierto para acoger a quienes desoían sus palabras. Y lo peor, fusiló a miles para amordazar su revolución y encumbrarse en el absurdo del poder total.

Eso si es un crimen protagonizado por en delincuente mayor. Su progenitor lo ejecutaba con la misma frialdad del nazi rancio e incondicional, con la severidad de Stalin y el canibalismo de Amin.

No. No señor Alex Castro. No es permitido ofender a quienes desean un mejor país. En el mundo todos los días millones de personas protestan porque el sistema garantiza ese derecho. Sin embargo, Cuba, parece ser una granja administrada por un capataz perverso que ve ofensa en la luz.

Delincuente es quien convocó a los revolucionarios a enfrentar a quienes piensan diferentes. Ese acto cobarde y vil, apreciado por usted con su silencio, merece el mayor desprecio.

Y cabe preguntase: ¿en qué lugar vive usted y hacia dónde dirige su mirada? ¿Acaso convives como el cubano al qué llamas delincuente? ¿Eres parte de esa realidad o continúas detrás del acero privilegiado donde creció mirando las imágenes salidas de un padre que se inventó los cielos?

Ya vez, delincuente es el asesino despiadado. El ladrón de libertades. El corrupto que alimenta a sus hijos con el sudor de los esclavos. El transgresor de los derechos. El mentiroso que en su afán de dañar al otro mata la esperanza de un país.

Usted, señor Alex Castro, no sólo es cómplice sino culpable por omisión.

Ramón Humberto Colas es periodista e investigador. Activista opositor, exiliado en EE.UU, realizó en Cuba un programa de Bibliotecas Independientes a través del que se ofrecía a los ciudadanos libros prohibidos y censurados. En muchas ocasiones fue perseguido, detenido y golpeado por la policía secreta. Desde el exilio sigue promoviendo el proyecto.

 

3 Comments

  1. Miriam Morales Soriano

    Estos gordos y calvos, hijos de la siempre oculta Dalia, se parecen más a los escoltas que al presunto padre. El único fue Fidelito, por eso lo asesinaron.

  2. HELLO!
    POOR FELLOW SUCH A JERK! .. LISTEN! SOONER OR LATER (SOONER)
    WHEN THE FIRST”SHOT..THAT DAY U AIN’T BE/WILL IN CUBA..
    “EN CUBA NO HABRA PERDON Y TAMPOCO RECONCILIACION”..
    NOTA: ESTUVIMOS EN LOS FINALE/PRENCIPIO 1990 ..
    EL PUEBLO (EAST GERMANY) (LA STASSI OFICIALES .(?) TERMINARON EN VARIS CALLES “DEAD!!!!
    CHARLES G/ SR……………………………………THE USA!

  3. Maria Valle Perez

    BRAVO!!!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*