Camila Acosta: «Sueño conque mis hijos nazcan en una Cuba Libre, ojalá pueda legarles un país mejor…»

Camila Acosta. Cuba, 2019. Foto Ángel Santiesteban

Por Zoé Valdés.

En ZoePost consideramos que Camila Acosta ha sido y es una de las profesionales que mejor hace su trabajo dentro de la isla, informando y enfrentando situaciones sumamente difíciles, como las persecuciones, interrogatorios, y su arresto domiciliario tras los sucesos del 11J que cambiaron para siempre la idea de una Cuba sumisa frente al sombrío poder de una tiranía de corte castrocomunista.

Zoé Valdés: -Llevas 5 meses en prisión domiciliaria por el mero hecho de ejercer tu trabajo como periodista en Cuba durante los sucesos del 11J. ¿Eres la única periodista en esta situación o hay más casos como el tuyo?

Camila Acosta: -De los periodistas arrestados por reportar el 11J, soy la única en esta situación, el resto fueron liberados con multas o simplemente liberados. El día antes de excarcelarme, quisieron que firmara un compromiso de pagar una multa a cambio de mi libertad, y me negué a hacerlo porque sería aceptar, sin siquiera derecho a defensa, que había cometido los delitos que me imputaban. Quizás por esto el ensañamiento conmigo.

ZV: -Recientemente debiste asistir a una citación oficial por tu participación como periodista en el 11J. Descríbenos cómo te sentiste en tanto que profesional de la información en esa citación donde se te reiteraron los cargos.

CA: -La citación el 30 de noviembre fue para notificarme que iban a proceder a revisar los equipos de trabajo que me confiscaron el 12 de julio en un registro; ahí fue que supe que me habían retirado la acusación de “desorden público”, aunque se nieguen a reconocerlo; ahora solo estoy siendo acusada de “instigación a delinquir”. Sigo con la medida cautelar de reclusión domiciliaria y en espera de juicio, pero ese mismo día me quitaron la vigilancia.
Creo que esa citación era más bien para medir mi estado psíquico y estado de ánimo después de más de 4 meses encerrada en mi casa, porque la justificación fue muy burda, la seguridad del estado nunca avisa que te va a revisar los equipos; además, ya deben haberlo hecho. Me percaté de que me dejaron una acusación para poder justificar el hostigamiento en mi contra por un tiempo más, al menos, pero no creo que me lleguen a hacer juicio. Y en caso de que me lo hagan, pues asumiré con orgullo la condena.

ZV: -¿Por qué crees que hay periodistas y escritores que al parecer están autorizados a una cierta crítica limitada y otros, como tú, a los que se les intenta amordazar?

CA: -Varios factores: sus críticas no son tan frontales, o son más bien solapadas, puede que sean informantes o jueguen a ser críticos, pero hasta un punto. A la hora de la citación policial, del interrogatorio con la Seguridad del Estado, prometan portarse bien o bajen la guardia, o cedan a las presiones; algunos son solo oportunistas, que no están de un lado ni del otro, y se aprovechan de ambos.
Otros dicen incluso ser revolucionarios o socialistas, y manejan un discurso ambiguo que les permite moverse en esas aguas. También, el hecho de que, por ejemplo, los periodistas no reporten sucesos relacionados con la oposición o las violaciones de derechos humanos, pues les aleja del hostigamiento habitual al que son sometidos quienes sí lo hacemos.

ZV: -¿Alguna organización de prensa internacional u de DDHH te ha contactado con la intención de ayudarte legal o profesionalmente y de obrar por tu liberación y derecho a tu trabajo?

CA: -Varias organizaciones se me han acercado. Por ejemplo: Article 19, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), Human Rights Watch, Civil Rigth Defenders, la Relatoria de Libertad de Expresión de la CIDH… y quizás se me escapen otras ahora mismo. Otras, como CubaLex, brindan asesoría legal. Pero lo más que pueden hacer es visibilizar y denunciar nuestros casos, lo cual es ya bastante y es lo único que de alguna manera nos respalda. También me han apoyado muchísimo los medios para los que trabajo: Cubanet y ABC.

ZV: -La misma pregunta anterior con relación a alguna organización internacional de derechos de la mujer a ejercer su trabajo, ¿te han contactado interesándose por tu caso?

CA: Race and Equality es una de las que se me ha acercado en este sentido. Son tantas que a veces olvido o confundo los nombres.

Pero, por lo general, trato de evitar que enfoquen el tema en cuanto a género, pues no me considero feminista, sino humanista. Y la represión en Cuba contra los periodistas no está dada o está condicionada a una cuestión de género, viene para todos, hombres y mujeres; de hecho, los dos periodistas cubanos que están ahora mismo presos son hombres (Esteban Rodríguez y Lázaro Yuri Valle Roca).

ZV: -Resulta interesante, como mínimo curioso, que una periodista de tu calibre lleve 5 meses en prisión domiciliaria y por otra parte se repartan premios internacionales allá y acullá y los que los reciban olviden u obvien mencionarte en sus agradecimientos, y lo más preocupante es que nadie piense en que mereces un reconocimiento por tu trabajo al mismo nivel que el resto. ¿Eres consciente de ello, o no te inquieta? Es sabido que los periodistas hacen su trabajo y punto, pero hay reconocimientos internacionales que se han repartido en el pasado, e inclusive ahora, a periodistas menos agredidos que tú, al menos dentro de Cuba.

CA: -Mi mayor reconocimiento es el agradecimiento de las víctimas de la represión o sus familiares cuando los ayudo a visibilizar sus casos; es que me reconozcan en la calle y, aunque tengan miedo, me digan que me apoyan y “Patria y Vida”. Los reconocimientos de organizaciones o gobiernos son buenos en la medida en que ayudan a denunciar y visibilizar nuestro trabajo, es un respaldo ante la represión del régimen, pero no son lo más importante. Para mí lo más importante es que mi trabajo trascienda, que ayude a otros, que deje una impronta (aunque suene demasiado ambicioso), y eso no lo determina un premio. Quizás no lo esté haciendo lo suficientemente bien como para merecer un reconocimiento, eso el tiempo lo dirá. También, la mayoría de los premios de periodismo son a textos en específico, no a la valentía para hacer nuestro trabajo en las peores condiciones. A no ser, claro, los premios que otorgan las organizaciones dedicadas a ello. Creo que me falta mucho por aprender, incluso profesionalmente.

ZV: -¿Han tocado a tu familia? He visto que tu padre te apoya mucho, lo que no siempre ocurre en Cuba, pues ellos se han dedicado a dividir y destruir la familia. ¿Cuáles son tus apoyos además de los familiares, me refiero a los morales, por ejemplo…?

CA: -Al principio de mi trabajo como periodista independiente fue un choque tremendo en mi familia materna pues ellos tienen una formación ideológica partidaria del gobierno cubano y algunos militan en el PCC. Luego, con el tiempo y viendo la represión en mi contra de esos que se decían defensores de la revolución, se fueron dando cuenta de la verdad y bajaron un poco la presión contra mi. Tengo familiares que me han dado la espalda, criticado fuertemente o rechazado por mi trabajo, con el tiempo han intentado acercarse o se han disculpado. Para mi madre fue particularmente difícil, pero al final ha ganado el amor de madre por encima de ideologías, además de que he desarrollado una labor educativa con ella. Hay que entender que ellos, la generación de nuestros padres, vivieron una etapa donde el adoctrinamiento y el miedo era mucho más fuerte; a mi madre he tenido que explicarle lo que es la dictadura y la democracia, por ejemplo, y hacerle entender que el amor filial nada tiene que ver con ideologías, el respeto es fundamental en toda relación humana.
Con mi padre ha sido diferente, él siempre estuvo claro de que este régimen era criminal, su padre fue desterrado de la provincia de Matanzas, luego de casi ser condenado a veinte años de prisión, por ayudar a los alzados en el Escambray en los años 60; su miedo siempre ha sido que me suceda algo malo por mi labor, pero me entiende y apoya mis ideas. A ambos trato de no mezclarlos con mi trabajo, aunque han sido interrogados por la Seguridad del Estado. A mi padre en una ocasión lo esperaron incluso en el aeropuerto, cuando llegaba a La Habana procedente de la Isla de la Juventud, donde vive la mayor parte de mi familia. Casualmente estaba en La Habana cuando fui arrestada e hizo de todo por encontrarme. “Qué no hace un padre por una hija”, así le dijo y reconoció un Coronel en 100 y Aldabó cuando mi papá se puso furioso porque no le decían dónde me tenían detenida, llevaba unas 48 horas sin saber de mi. Esto me lo contó después.

Mis padres viven lejos de mi, por eso no han podido ayudarme o estar a mi lado en las peores circunstancias, a no ser esa que te narré, cuando fui detenida el 12 de julio. Mi mayor sostén en medio de toda la represión ha sido y es mi pareja, Ángel Santiesteban Prats; sin él no hubiese resistido, lo creo realmente. Me levanta el ánimo, me alerta de los peligros y me ayuda a burlarlos, me aconseja a veces como padre, más que como amigo o pareja; incluso se molesta y regaña cuando hago mal las cosas por no seguir sus consejos. Ha llegado a entregarse a la Seguridad del Estado, o hacer que lo sigan, para protegerme o que yo pueda burlar el cerco; es también quién más ha sufrido con las mudanzas luego de los desalojos, pues es quien carga con todos los bultos. En los momentos de reclusión domiciliaria es quien se encarga de mi alimentación, y así te podría poner cientos de ejemplos. Es una relación muy profunda, somos cómplices y nos apoyamos en todo. Su experiencia enfrentando al régimen me ha servido de mucho.
Lo admiro y lo amo, y creo que el sentimiento es mutuo, así lo ha demostrado

ZV: -¿Cómo y con qué sueña una persona, una profesional, que sólo pretende ejercer sus derechos como profesional y como mujer ahora mismo en Cuba?

CA: -Sueño con un país en libertad, en donde no tengamos que hablar bajito para exponer criterios o críticas políticas, que se respeten esos criterios, que haya tolerancia, que podamos sentarnos personas de diferentes posturas políticas a debatir con respeto y que esas diferencias no nos conviertan en enemigos. Sueño conque mis hijos nazcan en una Cuba Libre. Ojalá pueda legarles un país mejor.

Camila Acosta es periodista independiente cubana. Corresponsal de ABC, España y Cubanet.

Zoé Valdés es escritora y artista cubana. Fundadora y Directora General de ZoePosty y de Libertad de Prensa Foundation. Fundadora y Voz Delegada del Movimiento Republicano Libertario Martiano.

2 Comments

  1. Pingback: Camila Acosta: «Sueño conque mis hijos nazcan en una Cuba Libre, ojalá pueda legarles un país mejor…» – – Zoé Valdés

  2. Justo A Ruiz

    Buena entrevista y buena la entrevistada. Por eso no tiene premios, esos premios no son para los buenos, son para los izquierdosos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*