Sociedad

Buen periodismo de investigación

Por Zoé Valdés.

Cuando se pretende hacer buen periodismo de investigación, todas las partes y visiones, desde todos los ángulos, debieran ser investigadas de manera justa y equilibrada.

No voto en Estados Unidos, pero de manera individual puedo brindar mi opinión, como cualquier persona con conocimiento puede opinar acerca de cualquier elección presidencial en cualquier parte del mundo. Como además me ocupo de hacer un periódico: ZoePost, pues mi interés resulta todavía más justificado.

He seguido las recientes elecciones de Miami, no quise escribir sobre ellas porque a veces me inhibo frente a opiniones diversas de amistades que aprecio o aprecié en el pasado. Pero, hoy me levanté con el moño virao, y me dije, el periodismo que hago no se trata de asumir inhibiciones condescendientes, se trata de exponer la verdad.

Tras haber ganado ampliamente las elecciones María Elvira Salazar en el Distrito 27 de Miami, y también desde antes, se ha desatado una guerra infame contra su persona, en la que han involucrado su vida familiar con insultos sobre su físico, su forma de vestir y hasta de calzar; todo esto desafortunadamente de parte de buenos periodistas. Lo siento, me desmarco.

Se ha escrito -con la ayuda de otros recién estrenados que no sólo no hacen periodismo ni lo han hecho en su vida, que para colmo no se dedican a este oficio ya tan denostado por los advenedizos, y que de periodismo saben lo que yo de matemática cuántica, bueno, tal vez yo sepa algo de matemática cuántica- que el esposo de María Elvira, Lester Woerner, mantiene negocios con el régimen de Cuba. No se debió investigar demasiado para comprobar que no se trata del esposo, sino de otra persona, un hermano peleado desde hace tiempo con la familia, al que sólo los une la coincidencia del apellido familiar, de nombre George. Ya saben que un Pérez y otro Pérez pueden ser familia o no, de modo que lo primero es aprenderse el origen de los apellidos en inglés y aprender inglés, y después ver si los une el mismo ADN, y si los une, confirmar si hay algún elemento intruso que los separe.

El hecho es que nadie, al parecer, ha llamado directamente a este señor, esposo de María Elvira, cuya empresa se ocupa de pastos, césped, etcétera, mientras que la de su hermano se ocupa de fertilizantes, con la intención de corroborar el supuesto comercio con la tiranía; se ha publicado la desinformación y punto, tratando de llamar la atención sobre algo que es falso, mentira, calumnia, con la idea de dañar a la candidata.

Como granjeros, sostener negocios con Cuba no es nada extraño, por ejemplo, algo bien sabido: mientras fue presidente las empresas de pollo de Donald Trump siguieron vendiendo pollos esqueléticos a Cuba, información que recibí del periodista y escritor cubano-venezolano Robert Alonso, con otro periodista como testigo, Roger Vivas, y de lo que escribí en su momento. Si mañana uno de mis hermanos decide negociar con Cuba, ¿qué puedo hacer yo para impedirlo? Bien poco, es lo que dice el sentido común.

He hablado con invitados a la boda que me confirman que George Woerner no fue ni siquiera invitado a la boda.

En medio de todo el arroz con mango a la salsa charconia, que ya quisiéramos que fuera a lo hindú, se ha involucrado a Ninoska Pérez Castellón, una periodista que ha probado toda su vida, que no sólo es excelente periodista, además que es una admirable patriota de dos patrias, por partida doble, Cuba y Estados Unidos. Poner en tela de juicio a dos mujeres, con dos trayectorias más que destacadas, nos gusten o no, da qué pensar, sobre todo de parte de quien lo hace desde sus trastiendas y traumas egóticos-personales.

A la autora del artículo, Mairim Montesinos, una vez le tuve que aclarar en un Space que la frase que había citado, sin mencionar al autor, era de Reinaldo Arenas. Ella ripostó que la había oído en otro Space en inglés por boca de un norteamericano. Ni corta ni perezosa me di a la misión (para la que me ha encomendado Dios de educar y predicar el aprendizaje), y le aclaré que Reinaldo Arenas ha sido traducido en el mundo entero, que su obra es conocidísima en Estados Unidos, que en San Francisco, por ejemplo, es lo más parecido a un Dios al que se venera y al que han colocado en el pedestal literario que le corresponde. También le facilité el título del libro en el que Reinaldo Arenas menciona esa frase, repetida por muchos sin citar al autor, con esa mala maña que tienen los cubanos de apropiarse de la inteligencia de los demás para enmascarar el mojón seco que tienen columpiándoseles en la Silla Turca.

Bien, han tenido que publicar una rectificación, aunque llena de insolencia, mal escrita y de peor gusto.

Lo curioso es que si usted como periodista llevaba el propósito de investigar las elecciones de ese distrito no haya también investigado al otro candidato, Frank Polo, del que se afirma por otro lado que es un supuesto balsero, infiltrado como agentón en el exilio. OJO: Sólo estoy repitiendo lo que se comenta de Polo, a quien como persona y como ex candidato respeto lo que justo se merece.. Pero ante la duda y los comentarios, los “buenos periodistas” debieran equilibrar… He participado en Spaces con él, y es todo… El periodismo va de la verdad, de la investigación real, y no de resolver viejas inquinas mediante especímenes que con nombre real y/o falso desean, como es habitual, coger cajita a nombre de los que sí tienen una carrera, un rumbo exitoso más que probado, y que mucho antes han investigado y han escrito sobre lo que ahora ellos y ellas se desayunan. El anticastrismo no empezó cuando los últimos llegaron, sino cuando llegaron los primeros.

Es curioso también que si con esa misma mala entraña con la que atacan a dos mujeres hubieran enfrentado al castrismo en Cagonia, ex Cuba, probablemente esa tiranía ya no existiera.

Por otro lado, y para zanjar el tema… Como dato, que ya se ha demostrado antes; el 27 es el distrito con más abundancia de demócratas e independientes. Siendo TOTAL minoría los republicanos y muchísimo menos los “republicanos” del corte que oyen Radio Mambí. Por lo cual, al igual que el distrito de Giménez y Diaz Balart, son muy jodidos, el de Balart un “poco” menos… Lo complica aún más la ola de inmigrantes nuevos post pandemia que han llegado no sólo de “indioamérica”, peor aún, de NY y California. Datos nada más, vamos, sin investigar tanto…

Ah, y ojito, María Elvira y yo somos aceite y vinagre. Quede claro que nadie ha pagado este post, como no sea el placer que me da la búsqueda de la verdad y de la justicia, y eso desde “chiquitica”…

Zoé Valdés. Escritora, artista, y periodista activa en varias publicaciones mundiales desde 1991.

 

3 Comments

  1. Rodolfo

    Excelente artículo. Sucede que los nuevos “periodistas” de los Spaces se limitan a contar chismes basados en su inclinación política. Para muchos de ellos las fuentes de información son los llamados Influencers de YouTube y las redes sociales como Facebook, que ha sido, especialmente para los cubanos, el foro de especulación y chisme más importante. Hoy todos, en nombre de la
    Libertad de expresión, se creen con el derecho de emitir o repetir un comentario sin verificar la fuente. Simplemente si lo dijo un YouTuber famoso con el que coincido o si viene de un seguidos del expresidente Donald Trump, ya es más que suficiente para constituir una Verdad Absoluta. La mayoría, como no saben y nunca les ha interesado hablar o leer Inglés, no acude a la prensa americana tradicional para confrontar las distintas opiniones. Finalmente y para que no me acusen demócrata liberal, le di mi voto a Donald Trump a pesar de su histórica admiración por el dictator Putin.

  2. Yamil Cuéllar

    Excelente artículo. Deprime ver el corral en el que tanta gente se mueve. Hay una obsesión por la mentira y las noticias falsas que esto parece un síndrome. Mucho vacío existencial, que de alguna forma la gente llena con toda la superficialidad que encuentra en su paso.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*