Aquel triste puerco blanco que un día morirá

Por Félix Antonio Rojas.

Próximamente un tribunal de Brandenburgo, en un nuevo intento por iniciar un proceso judicial contra los crímenes cometidos durante el Tercer Reich, juzgará a un hombre de 100 años de edad, que fue miembro de la maquinaria asesina de Adolf en el campo de concentración de Sachsenhausen.

El anciano que vive a las afueras de Berlín y que lo mantienen en el anonimato, podría ser hallado culpable por ser cómplice del asesinato múltiple de 3518 mil personas en los años de terror de la segunda guerra mundial… El criminal nazi acusado, estuvo de servicio en el campo de concentración entre los años 1942 y 1945, donde se estima que en ese infierno estuvieron recluidas más de 200 mil personas y fueron asesinadas aproximadamente 20 mil prisioneros en los 4 años de terror nazi.

Ese esfuerzo noble y justo de la fiscalía alemana envuelto en una polémica por ser una persona de edad muy avanzada, es un paso más para que todo individuo que estuvo involucrado en la era oscura del nazismo, aunque hubiera participado como “empleados de poco rango, guardias o secretarios”, no sea un impedimento moral para procesarlos, porque igualmente fueron elementos indispensables del engranaje genocida del nacional socialismo, y que por lo tanto por convicción u omisión, cooperación directa o indirectamente, son responsables también, de los crímenes cometidos de lesa humanidad contra la población civil e indefensa en tiempos de tinieblas y ríos de sangre de Hitler y Stalin…

 

Cuba no es una excepción, durante 6 décadas el régimen comunista Castrista y más recientemente con las protestas de la sociedad civil en las calles de toda la Isla, ha sometido a una gran parte de ese pueblo pacifico y honrado, a la represión más brutal e inhumana, a la reclusión en campos de concentración, deportaciones masivas de campesinos inocentes de la provincia de Las Villas a otras provincias sin derecho a regresar, segregación, encarcelamiento, persecución, asesinatos, y destierros… El particular Tercer Reich tropical que parió el bollo poseído y sin exorcizar de Lina Ruz.

El ejemplo del pueblo de la sagrada tierra de Israel y el Mossad, debe ser una línea a seguir, al igual que la eficiente fiscalía alemana, en no perdonar a ningún criminal de guerra aunque en la actualidad tenga más años que Matusalén.

Por lo tanto, todo criminal perteneciente al clan diabólico y siniestro de los Castro Ruz, Castro Espín, a la cúpula militar, a los órganos represivos de la Tiranía, mandos subordinados y organizaciones de masas, que tengan las manos manchadas de sangre, por omisión o convicción y por colaboración directa o indirectamente con la maquinaria gansteril del PCC y la tribu de Birán, en la actualidad deberían ser cazados y ajusticiados en nombre del pueblo de Cuba… y si en un futuro queda alguno vivo, sentarlo en el banquillo de los acusados por crímenes de lesa humanidad, desde el más alto cargo, hasta el lacayo más bajo y miserable que le aguantó al final de la jornada la pata a la vaca… no olvidar nunca, que esos viejos puercos tristes que son hoy, ayer fueron jóvenes puercos felices  que usaron toda su energía, todo el tiempo del mundo, para crear e imponer el mal al prójimo de su misma cuadra, y perpetuar un sistema de terror absoluto, desde su fervor inmoral en la infamia, sin importarle ser parte de la crueldad y la injusticia que se vive hasta el día de hoy… Heil Castros!!!

Prohibido Olvidar… y recordar que el bollo de Vilma Espín, también estaba poseído y sin exorcizar.

Félix Antonio Rojas es friki Freelancer.

One Comment

  1. Pingback: Aquel triste puerco blanco que un día morirá – – Zoé Valdés

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*