REPORTE ESPECIAL.

Mirada Interior a las alocadas negociaciones de Obama para normalizar relaciones con Cuba

Por Redacción. Reporte Especial

Nota introductoria: La noticia sobre el  acercamiento de la administración del expresidente Obama hacia la Cuba de Castro  colmó todos los titulares del planeta, pero muy pocas veces la opinión pública ha tenido acceso a la cronología de cómo surgió la idea y la manera enrevesada en la que se llevó a cabo. Datos interesantes de como el avión presidencial había pisado tierra cubana mucho antes de que Obama viajara a la Habana, así como todos los actores políticos, filantrópicos y religiosos que participaron en el deshielo y posteriores relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, podrán ser descubiertos en este reportaje  de los periodistas PETER KORNBLUH Y WILLIAM LEOGRANDE. Esta es una  versión traducida al español del trabajo publicado por la revista Mother Jones en Octubre del 2015.  

April 11, 2015 – Panama City, Panama – Cuban leader RAUL CASTRO meets with U.S. President BARACK OBAMA on the sidelines of the 7th Summit of the Americas. U.S. and Cuban leaders held first face-to-face talks in over half a century (Credit Image: © Estudios Revolucion/Xinhua/ZUMA Wire)

En un día lluvioso en diciembre del 2014, el presidente de turno Barack Obama reunió a un pequeño grupo de altos funcionarios en la Oficina Oval y realizó una llamada telefónica al mandatario cubano  Raúl Castro quien había sucedido en el poder a su hermano Fidel enfermo de gravedad. Sentados en un sofá a la izquierda de Obama estaban los asesores del Consejo de Seguridad Nacional Benjamin Rhodes y Ricardo Zúñiga, emisarios personales, cuyos 18 meses de negociaciones secretas estaban a punto de culminar en la primera conversación sustantiva entre los presidentes de Estados Unidos y Cuba en más de medio siglo.

Obama luego dijo a los periodistas que se había disculpado con Castro por hablar durante tanto tiempo. “No se preocupe, señor presidente”, respondió Castro. «Todavía eres un hombre joven y todavía tienes tiempo para romper el récord de Fidel; una vez habló siete horas seguidas». Después de que Castro terminó su propia declaración de apertura, Obama bromeó: «Obviamente, es algo que viene de familia».

A pesar de la ligereza, ambos líderes entendieron la seriedad de su conversación de 45 minutos. “Había”, recordó un funcionario de la Casa Blanca, “una sensación de historia en esa habitación”.

Raúl Castro se reúne con el presidente Obama al margen de la VII Cumbre de Las Américas en la Ciudad de Panamá, en abril de 2015.

Al mediodía del día siguiente, los dos presidentes sorprendieron al mundo cuando anunciaron simultáneamente el dramático avance. Obama repudió 55 años de esfuerzos de Estados Unidos para hacer retroceder la revolución cubana, declarando que la coexistencia pacífica tenía más sentido que el antagonismo perpetuo. Ambos líderes describieron un intercambio de prisioneros que había ocurrido esa misma mañana. Por «razones humanitarias», Cuba había liberado a Alan Gross, encarcelado desde diciembre de 2009 por establecer redes ilícitas de comunicaciones por satélite como parte de un programa de «promoción de la democracia» de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). Cuba también liberó a Rolando Sarraff Trujillo, un espía de la CIA a quien Obama llamó «uno de los agentes de inteligencia más importantes que Estados Unidos haya tenido en Cuba». A cambio, Obama conmutó las sentencias de los últimos tres miembros de la red de espías de los » Cinco Cubanos » —Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino— encarcelados durante 16 años después de que fueron sorprendidos infiltrándose en grupos cubanoamericanos anticastristas y proporcionando información que (Estados Unidos afirmó ) permitió a Cuba derribar dos aviones que un grupo de exiliados volaron hacia su espacio aéreo, matando a cuatro cubanoamericanos. (Los otros dos miembros de los Cinco Cubanos habían sido liberados antes, habiendo completado sus sentencias).

Pero el intercambio de prisioneros fue solo el comienzo. Obama prometió aflojar las restricciones de los viajes y el comercio y autorizar a las empresas de telecomunicaciones a llevar servicios de Internet a la isla. Cuba, por su parte, se comprometió a liberar a 53 presos políticos y colaborar con la Cruz Roja Internacional y las Naciones Unidas en materia de derechos humanos y condiciones carcelarias. Más importante aún, los dos presidentes acordaron restablecer las relaciones diplomáticas. El 20 de julio, el canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, viajó a Washington para izar la bandera cubana sobre la ex embajada de la calle 16; el 14 de agosto, «el secretario de Estado John Kerry viajará a La Habana para reabrir nuestra embajada en la elegante y modernista estructura construida para tal fin en 1953».

Lo que provocó este cambio radical fue una alineación única de estrellas políticas: un cambio en la opinión pública, particularmente entre los cubanoamericanos; una transición en el liderazgo cubano de Fidel a Raúl, seguida por la lenta pero constante evolución de Cuba hacia una economía socialista de mercado; y los líderes latinoamericanos que ya no están dispuestos a aceptar la exclusión de Cuba de los asuntos regionales. Esta oportunidad fue aprovechada por un puñado de dedicados legisladores estadounidenses, cabilderos bien financiados, el agresivo equipo legal de Alan Gross, un Papa “activista”de América Latina y una mujer empeñada en quedar embarazada.

Pero un factor superó al resto: la determinación de Obama. Él era, recuerda uno de sus principales asistentes , «un presidente que realmente quería hacerlo».

Todo el esfuerzo del presidente Obama por romper «los grilletes del pasado» comenzó poco después de su reelección, cuando, según un asistente, «nos dijo que teníamos que diseñar una obra de teatro para correr con Cuba». En abril de 2013, Obama había elegido a Rhodes y Zuniga para liderar las negociaciones. Rhodes se había unido a la campaña de Obama en 2008 como redactor de discursos y estaba personalmente cerca del presidente. “Todo lo que se necesita es una búsqueda en Google para que estos tipos sepan que Ben habla con el presidente, tiene acceso diario y puede ser un canal de respaldo confiable”, explicó un ex funcionario de la Casa Blanca. Mientras tanto, Zúñiga había trabajado en la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (el suplente de la embajada) y como coordinador interino del Departamento de Estado para los asuntos cubanos.

Durante los siguientes 18 meses, los dos hombres se reunieron nueve veces con un pequeño equipo de funcionarios cubanos en varios lugares, desde Ottawa hasta Roma. Desde el principio, estaba claro que antes de que pudiera ocurrir cualquier discusión sobre la normalización de las relaciones, ambos países querían que sus ciudadanos encarcelados fueran liberados.

Era un tema delicado, pero se supo que ya se había negociado después del devastador terremoto de 2010 en Haití, que condujo a una cooperación sin precedentes entre Estados Unidos y Cuba en materia de socorro en casos de desastre. Durante los dos años siguientes, dos altos funcionarios del Departamento de Estado, la entonces jefa de gabinete de Hillary Clinton, Cheryl Mills, y la subsecretaria adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Julissa Reynoso, negociaron en secreto con funcionarios cubanos en restaurantes criollos en Puerto Príncipe, bares subterráneos en East Side de Manhattan y un salón de hotel en Santo Domingo. Los funcionarios estadounidenses se concentraron en liberar a Gross, mientras que los cubanos solicitaron que se permitiera a las esposas de los espías cubanos Hernández y René González visitar a sus maridos en la cárcel. (Las visas de estas mujeres les habían sido negadas anteriormente porque también se sospechaba que eran agentes encubiertos.

Pero los funcionarios estadounidenses creían que un intercambio tan directo sería políticamente tóxico. En cambio, esperaban que su creciente relación convenciera a los cubanos de liberar a Gross. Como muestra de buena fe, hicieron arreglos para que las esposas de Hernández y González los visitaran en secreto. A cambio, los cubanos permitieron que Judy Gross visitara regularmente a su esposo, recluido en un hospital militar de La Habana.

«Pensamos que esto conduciría a la liberación de Alan Gross», recuerda un funcionario estadounidense. Pero los cubanos continuaron esperando el canje, incluso cuando se acercaban las fechas de libertad condicional para dos de sus cinco espías. Finalmente, los negociadores estadounidenses se dieron cuenta de que su estrategia estaba condenada al fracaso. En mayo de 2012, Clinton recibió un memorando de su equipo que decía: “Tenemos que seguir negociando con los cubanos la liberación de Alan Gross pero no podemos permitir que su situación bloquee el avance de las relaciones bilaterales… Los cubanos no van a ceder. O nos ocupamos de los Cinco cubanos o acordonamos esos dos temas ”.

El memo llegó en un momento oportuno. Clinton y Obama acababan de regresar de la Sexta Cumbre de las Américas, donde fueron reprendidos por jefes de estado furiosos debido a la postura de Estados Unidos sobre Cuba. “Claramente fue irritante y un lastre para nuestra política en la región”, dijo Roberta S. Jacobson, la entonces subsecretaria de estado para asuntos del hemisferio occidental.

Clinton había presionado previamente a la Casa Blanca para que liberalizara las regulaciones sobre viajes educativos a Cuba, y finalmente fue directamente al presidente para evitar a los asistentes de la Casa Blanca preocupados por las consecuencias políticas. A raíz de la debacle de la cumbre, le ordenó a su adjunto que reuniera lo que un asesor llamó «el monto completo» de posibles acciones para cambiar la política hacia Cuba. “Le recomendé al presidente Obama que volviera a examinar nuestro embargo”, recuerda Clinton en sus memorias. «No estaba logrando sus objetivos y estaba frenando nuestra agenda más amplia en América Latina«.

Después de su reelección, Obama se acercó al senador de Massachusetts, John Kerry, para que reemplazara a Clinton como secretaria de Estado, e inmediatamente planteó la perspectiva de un nuevo enfoque hacia Cuba. Kerry se mostró receptivo. Como presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, había criticado abiertamente los programas de promoción de la democracia de USAID que financiaron las misiones secretas de Gross a Cuba. Kerry también se había opuesto durante mucho tiempo al embargo económico de Estados Unidos y desempeñó un papel clave en la normalización de las relaciones con Vietnam, un triunfo que esperaba repetir con Cuba.

Sin embargo, cuando comenzó una nueva ronda de conversaciones secretas en junio de 2013, Kerry no las conocía . Solo un puñado de funcionarios estadounidenses lo sabían, entre ellos el vicepresidente Joe Biden, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Denis McDonough, y la asesora de seguridad nacional Susan Rice. Nadie en el Pentágono tuvo acceso a leer nada sobre el asunto que se manejaba. Aunque Kerry finalmente se involucró, “lo mantuvimos bastante ajustado de nuestro lado, y los cubanos, creo, hicieron lo mismo de su lado”, dijo un alto funcionario estadounidense. «No queríamos que se lanzara ninguna llave inglesa que pudiera complicar los intentos de asegurar la liberación de Alan Gross».

Canadá ayudó al esfuerzo por mantener el secreto, lo que permitió que las dos partes se encontraran en Ottawa y más tarde en Toronto. La principal prioridad de los cubanos seguía siendo recuperar a sus espías, en particular Gerardo Hernández , quien, como cabecilla de los Cinco cubanos y el grupo más amplio de espías conocido como la » Red Avispa «, cumplía dos cadenas perpetuas. Zúñiga y Rhodes se acercaron a la mesa con un enfoque más fluido. “No teníamos una visión fija de lo que sería un acuerdo”, recuerda un funcionario de la Casa Blanca conocedor de las conversaciones. En su lugar, querían «probar fórmulas diferentes» para explorar lo que se podría acordar. «Nunca pensamos que habría una gran ganga».

Pero políticamente, la Casa Blanca estaba en una situación delicada. Si todo lo que salió de las conversaciones fue un intercambio de prisioneros y algunos cambios en los viajes y el comercio, la iniciativa de Obama no se registraría como un cambio de política serio. Levantar el embargo estaba en manos del Congreso, pero restablecer las relaciones diplomáticas era la única acción dramática que podía tomar unilateralmente.

“Miren, yo ni siquiera había nacido cuando se implementó esta política”, les dijo a los cubanos. “Queremos escuchar y hablar sobre el futuro”.

Durante las primeras sesiones de negociación, el equipo estadounidense tuvo que escuchar a los cubanos recitar la larga historia de depredaciones estadounidenses contra la isla, comenzando con la Guerra Hispanoamericana en 1898. Para los veteranos, era el requisito de carraspeo que debía soportar antes de empezar a trabajar de verdad. Pero Rhodes no tuvo tratos previos con Cuba y en un momento interrumpió la diatriba. “Miren, yo ni siquiera había nacido cuando se implementó esta política”, les dijo a los cubanos. “Queremos escuchar y hablar sobre el futuro”.

Los desacuerdos históricos fueron solo el comienzo. El equipo de Estados Unidos no estaba dispuesto a hablar sobre los programas de USAID o Guantánamo; los cubanos no estaban dispuestos a discutir los derechos humanos o los fugitivos estadounidenses que se esconden en su país. «Había muchos pozos secos para nosotros y para ellos», según un funcionario de la Casa Blanca. Ambas partes estaban ansiosas por hablar sobre los prisioneros, pero un intercambio directo, bruto para los tres miembros restantes de los Cinco Espías cubanos, todavía no era un comienzo para la Casa Blanca. El presidente había dicho repetidamente que Gross no había hecho nada malo, que no era un espía y, por lo tanto, no podía ser canjeado por espías. En la representación pública que hizo la administración de Gross, él era solo un especialista en desarrollo que intentaba llevar el acceso a Internet a la pequeña comunidad judía de Cuba.

Para romper el estancamiento, los negociadores estadounidenses plantearon el caso de Rolando Sarraff Trujillo , quien había sido un importante agente de la CIA dentro de la inteligencia cubana hasta su arresto a mediados de la década de 1990. Sarraff había proporcionado a Estados Unidos información que condujo al enjuiciamiento de muchos espías cubanos, entre ellos Ana Montes, la principal especialista en Cuba de la Agencia de Inteligencia de Defensa; Walter Kendall Myers, empleado del Departamento de Estado, y su esposa, Gwendolyn, y toda La Red Avispa, incluidos los Cinco Espías cubanos que en la isla llamaban “Héroes” .

Izquierda: Alan Gross saluda al Senador Patrick Leahy (D-Vt.), Sen. Jeff Flake (R-Ariz.), Representante Chris Van Hollen (D-Md.) El 17 de diciembre de 2014. Derecha: Gross sale de La Habana con su esposa, Judy Gross, el abogado Scott Gilbert y miembros del Congreso. Lawrence Jackson / Casa Blanca

Durante las negociaciones en Toronto en enero de 2014, los estadounidenses sugirieron que si Gross, visiblemente enfermo,  era liberado por motivos humanitarios, cambiarían a los tres espías cubanos por Sarraff. Pero los cubanos no querían renunciar a Sarraff, un agente doble que consideraban tan traicionero que lo habían mantenido en aislamiento durante 18 años.

Las negociaciones se complicaron aún más en mayo de 2014, cuando la administración Obama anunció que cambiaría a cinco líderes talibanes detenidos en Guantánamo por el sargento. Bowe Bergdahl, un soldado estadounidense capturado y encarcelado por los talibanes desde 2009. El alboroto político en el Congreso y los medios de comunicación fue intenso, especialmente después de que se informó que Bergdahl había desertado de su puesto. Desde la perspectiva de Estados Unidos, esto hizo que un comercio similar con Cuba fuera completamente imposible. Sin embargo, los cubanos pensaron que, dado que Washington había cambiado a cinco combatientes talibanes por un soldado estadounidense, la Casa Blanca finalmente accedería a cambiar a sus tres espías por Alan Gross.

Fueron necesarios meses de negociaciones para que los diplomáticos estadounidenses convencieran a los cubanos de que el único intercambio que la Casa Blanca podía aceptar sería cambiar espías por espías, es decir, los agentes cubanos por Sarraff. Finalmente, los cubanos cedieron y las conversaciones giraron hacia lo que un funcionario estadounidense describe como «un paquete más grande«, incluido el restablecimiento de las relaciones diplomáticas plenas.

Una bomba de relojería que hace tic-tac

Al defender el acuerdo de Bergdahl, los funcionarios de Obama citaron informes de inteligencia que indicaban que su salud mental y física se estaban deteriorando después de cinco años de cautiverio. Se enfrentaron a una situación igualmente terrible con Alan Gross. Más de cuatro años después de ser arrestado, Gross estaba abatido por la incapacidad de la administración para obtener su libertad. En un momento, perdió más de 100 libras. En diciembre de 2013, cuando el coautor de este artículo, Peter Kornbluh, lo visitó en el hospital militar donde estaba detenido en Cuba, parecía decidido a salir por su cuenta, vivo o muerto. “Soy una bomba de relojería,  una garrapata. Garrapata.”, advirtió Gross durante la visita de tres horas, en la que aludió a un alocado plan para derribar la puerta “endeble”de su celda y desafiar a los guardias fuertemente armados del otro lado. Unos meses después, en abril de 2014, Gross inició una huelga de hambre de nueve días. En su cumpleaños número 65, el 2 de mayo, anunció que sería la última vez que pasaría en una cárcel cubana.

Cuando la madre de Gross, de 92 años y con una enfermedad terminal, Evelyn, empeoró gravemente a fines de mayo, las negociaciones se hicieron urgentes . Al reunirse en Ottawa a principios de junio, los cubanos presionaron por un rápido intercambio de prisioneros, expresando su temor de que Gross se suicidara cuando falleciera su madre. Mientras tanto, a los funcionarios estadounidenses les preocupaba que si Gross moría en una prisión cubana, un cambio en la política estadounidense se volvería políticamente imposible.

Kerry se acercó al canciller cubano, Bruno Rodríguez, y le propuso un «permiso» a Estados Unidos: Gross usaría un brazalete electrónico para permitir que los cubanos monitorearan sus movimientos y regresaría a prisión después de la muerte de su madre. “Alan prometió inequívocamente que volvería a su encarcelamiento en Cuba después de visitar a su madre en el hospital de Texas”, recuerda su abogado Scott Gilbert, “y me ofrecí a ocupar su lugar hasta que regresara».

Pero los cubanos consideraron el plan demasiado arriesgado. Después de la muerte de Evelyn Gross el 18 de junio de 2014, Kerry advirtió a Rodríguez que si sufría algún daño mientras estaba bajo la custodia de Cuba, se perdería la oportunidad de mejorar las relaciones.

Gross estaba en «un estado mental difícil», recuerda Gilbert. A medida que avanzaba el verano, se negó a reunirse con funcionarios de la Sección de Intereses de EE. UU. que le llevaban habitualmente paquetes de ayuda y le dijo a su esposa e hija que, a menos que lo liberaran pronto, nunca los volvería a ver. Su salvavidas fue Gilbert, quien presionó a los cubanos para que le permitieran hablar con Gross todos los días, y quien viajó a Cuba 20 veces para mantener la moral de su cliente.

Gross también recibía llamadas regulares de Tim Rieser, un importante asistente del senador Patrick Leahy (D-Vt.). Rieser desempeñó un papel decisivo en asegurar mejores condiciones de vida para Gross a cambio de una de las medidas de fomento de la confianza más inusuales en los anales de la diplomacia: un esfuerzo a larga distancia para embarazar a la esposa de Gerardo Hernández, el jefe de espías cubano encarcelado.

Esta idea se concibió por primera vez a principios de 2011, cuando la jefa de la Sección de Intereses de Cuba en Washington se reunió con Julissa Reynoso del Departamento de Estado para entregar una nota diplomática en la que decía que Cuba no veía «ninguna solución» para el encarcelamiento de Hernández y que su esposa, Adriana Pérez, se acercaba a los 40 años. Cuba buscó el apoyo de Estados Unidos para «facilitar» su posibilidad de quedar embarazada. Fue una de las medidas de fomento de la confianza más inusuales en los anales de la diplomacia.

Después de lo que Reynoso llamó,  una reunión «sensible» sobre el tema, exploró la posibilidad de una visita conyugal secreta entre Pérez y su esposo, pero los esfuerzos para concertar esa cita «fracasaron» debido a las regulaciones de la Oficina de Prisiones. Dos años después, en febrero de 2013, Pérez se reunió con el senador Leahy, quien estaba de visita en Cuba con su esposa, Marcelle. En una habitación de hotel en La Habana, Pérez hizo un llamado apasionado al matrimonio  para que la ayudaran a encontrar la manera de tener un hijo con su esposo, quien había estado en la cárcel durante 15 años. «Fue una reunión muy emotiva», recuerda Leahy. “Hizo un llamamiento personal a Marcelle. Tenía miedo de no tener nunca la oportunidad de tener un hijo. Como padres y abuelos, ambos queríamos intentar ayudarla. Fue una cosa humana. No tuvo nada que ver con la política de los dos países”. Pero lo haría.

Leahy le pidió a Rieser que encontrara una solución. Una visita conyugal no era un principio, pero había un precedente para permitir que un recluso proporcionara esperma para la inseminación artificial. Eventualmente, Rieser obtuvo la aprobación y los cubanos llevaron a Pérez a una clínica de fertilidad en Panamá.

Mientras tanto, Rieser presionó a los cubanos para que mejoraran las condiciones de Gross: “Quería dejarles claro que nos preocupamos por el trato de su gente, tal como esperábamos que ellos se preocuparan por el trato de la nuestra”. Los cubanos correspondieron, permitiendo que Gross fuera examinado por sus propios médicos, dándole una computadora e impresora y permitiéndole más ejercicio al aire libre.

Cuando el embarazo de Pérez se hizo evidente, el Departamento de Estado pidió a los cubanos que la mantuvieran fuera de la vista del público, para que su condición no provocara especulaciones de que se estaba preparando un acercamiento entre Estados Unidos y Cuba. “Habíamos dado nuestra palabra de mantener en secreto el embarazo y todo el proceso que lo rodea para no perjudicar el objetivo mayor, que era nuestra libertad”, explicó Hernández más tarde. Cuando aterrizó en Cuba, la televisión estatal mostró que lo saludaba Raúl Castro y, para asombro de sus compatriotas, una esposa embarazada de nueve meses. Tres semanas después, el 6 de enero de 2015, nació su bebé, Gema Hernández Pérez.

«¡Simplemente hazlo!»

Aunque la “diplomacia mediante la cigüeña” del senador demócrata  Leahy contribuyó al éxito de las negociaciones Cuba-Estados Unidos, ni siquiera él estaba al tanto de las conversaciones secretas en curso. Mientras tanto, se desempeñó como líder no oficial de un grupo de senadores y representantes que presionaron a Obama y sus asistentes para que cambiaran cada vez más las relaciones hacia la normalidad entre ambos países. “Todos nosotros habíamos estado presionando al presidente cuando lo vimos en funciones ceremoniales durante unos segundos, diciéndole: ‘Tienes que hacer algo en Cuba’”, recuerda el representante Jim McGovern (D-Mass).

Leahy decidió que para llamar la atención del presidente, un ex jurista, tendría que desarrollar la base legal para liberar a los espías cubanos. El personal del senador colaboró ​​con el ex abogado de la Casa Blanca Greg Craig para redactar un memorando de opciones de 10 páginas «para asegurar la liberación del Sr. Gross y, al hacerlo, romper el estancamiento y cambiar el curso de la política de Estados Unidos hacia Cuba, que sería ampliamente aclamado como un importante legado”. El documento, fechado el 7 de febrero, establecía un curso de acción que resultaría estar en estrecha correspondencia con el acuerdo final. “Fue una muy buena nota”, dice Craig.

Aún así, pasó hasta el 1 de mayo antes de que Leahy, junto con los senadores Carl Levin (D-Mich.) Y Dick Durbin (D-Ill.) Y los representantes Chris Van Hollen (D-Md.) y McGovern, finalmente se reunieran en el Oficina Oval con Obama, Biden y Susan Rice. Obama insta  a la prensa para que escriban sobre la liberación de Gross y el reemplazo de la política de hostilidad como uno de sus legados. En esa reunión McGovern dijo al presidente. “Usted dijo que lo iba a hacer así que… ¡Hagámoslo!». «Estamos trabajando en eso», les dijo Obama, pero no dio indicios de la diplomacia secundaria que estaba en marcha.

“Hubo un poco de tensión con el presidente. Lo estamos presionando, y él está retrocediendo”, recuerda McGovern. «Fuimos bastante agresivos». Al final de la reunión, los miembros no se mostraron muy optimistas. «No estábamos seguros de que esto fuera a suceder».

Una nueva normalidad

Tres días antes, aparecieron una serie de vallas publicitarias en las estaciones del metro de Washington más cercanas a la Casa Blanca y al Departamento de Estado. «Señor Presidente, es hora de actuar sobre la política hacia Cuba”, decía uno. Otro declaró: “Los estadounidenses son nuestros mejores embajadores. Es hora de permitir que todas las personas viajen libremente a Cuba”. Los anuncios, que generaron un gran revuelo en los medios, fueron patrocinados por un nuevo grupo de defensa, #CubaNow, que se posicionó como la voz de la comunidad cubanoamericana más joven y moderada de Miami.

 #CubaNow fue una creación del Grupo Trimpa, una organización inusual que emparejó a donantes con mucho dinero que buscaban cambiar la política con una estrategia política y una campaña de promoción. En 2003, por ejemplo, el fundador Ted Trimpa desarrolló una estrategia de cabildeo para montar un movimiento de matrimonio por la igualdad en todo el país financiado por el empresario multimillonario Tim Gill.

Gerardo Hernández con su esposa Adriana Pérez luego del nacimiento de su hija. Estudios Revolución

Nueve años después, en octubre de 2012, Gill viajó a Cuba en una gira con licencia de Estados Unidos con una amiga rica, Patty Ebrahimi, quien nació y se crió en Cuba pero se fue con su familia un año después de que Fidel Castro tomó el poder. Ebrahimi se irritaba por las restricciones de la gira impuestas por las regulaciones del Tesoro de Estados Unidos. No podía ir sola a visitar los barrios de su juventud, buscar amigos de la familia o ver sus antiguas escuelas. “La idea de que pudiera ir a cualquier otro lugar del mundo, incluidos Vietnam, Corea del Norte o Irán, sin un permiso especial del gobierno de Estados Unidos, pero no podría ir a Cuba sin una licencia, me enfureció”, recordó. Mientras ella desahogaba sus frustraciones con Gill en el salón del Hotel Saratoga en La Habana, él le ofreció una sugerencia: «Deberías usar tu dinero para cambiar la póliza». Unos meses más tarde, le presentó a Trimpa .

Después de realizar una encuesta de tres meses sobre el panorama político, el Grupo Trimpa informó que «el nivel más alto de quienes tomaban decisiones dentro de la administración Obama» quería un cambio; solo necesitaban un refuerzo político para impulsarlo. Después de consultar con su esposo, Fred, ex director ejecutivo y propietario de Quark Software Inc., Patty le dio a la tienda del vestíbulo $ 1 millón para financiar una campaña para envalentonar la Casa Blanca en la normalizacion de relaciones con La Habana. “Mi decisión de asumir este trabajo fue muy emotiva”, dijo más tarde. “Lo hicimos porque queríamos ayudar”, señaló Fred Ebrahimi. «Lo hicimos porque pensamos que podríamos ser efectivos».

El Grupo Trimpa hizo todo lo posible. Aconsejó a Ebrahimi que hiciera donaciones a figuras políticas clave como el líder de la mayoría del Senado Harry Reid (D-Nev.) y  Durbin, destinadas a obtener acceso y «estar en la sala», según el plan estratégico de Trimpa. La tienda del lobby contrató a Luis Miranda, quien recientemente había dejado su puesto como director de medios hispanos de Obama, y ​​buscó la bendición de Jim Messina, subjefe de gabinete de Obama, para lanzar una campaña pública que promovía  un cambio en la política hacia Cuba. El equipo de Trimpa también se reunió con funcionarios claves de política exterior. Para todos los jugadores, el Grupo Trimpa insistió en que no habría un retroceso político para los demócratas en Florida si Obama cambiaba la política hacia Cuba. Para reforzar ese argumento, financiaron una serie de encuestas de opinión. Uno, realizado por un encuestador de Obama, John Anzalone, descubrió que los cubanoamericanos en Florida, especialmente la generación más joven, favorecían el compromiso. Y el Atlantic Council realizó una encuesta nacional patrocinada por Trimpa que encontró, cómo el titular del New York Times decía que «la mayoría de los estadounidenses favorecen los lazos con Cuba».

Las encuestas tenían como objetivo «mostrar un amplio apoyo al cambio», «crear una nueva normalidad» y «dar voz a la mayoría silenciosa», dice James Williams, el operativo político que supervisó los esfuerzos del Grupo Trimpa.

Williams también contó con el apoyo de grupos clave para el debate sobre Cuba, que iban desde potencias de financiación (como Atlantic Philanthropies, la Fundación Ford y la Fundación Christopher Reynolds) hasta talleres de políticas (la Oficina de Washington para América Latina, el Centro para la Democracia en las Américas), y el Grupo de Trabajo de América Latina) a los think tanks de élite (Brookings y el Consejo de las Américas).

El 19 de mayo de 2014, esta coalición emitió una carta abierta a Obama firmada por 46 luminarias del mundo político y empresarial, instando al presidente a comprometerse con Cuba. Entre los firmantes se encontraban ex diplomáticos y militares retirados —entre ellos el ex embajador de la ONU Thomas Pickering— y líderes empresariales cubanoamericanos como Andrés Fanjul, copropietario de una multinacional azucarera con sede en Florida. Pero el nombre que atrajo más atención fue John Negroponte, director de inteligencia nacional de George W. Bush.

El mismo día, no por casualidad, la conservadora Cámara de Comercio de Estados Unidos anunció que su presidente, Tom Donohue, encabezaría una delegación a Cuba para «desarrollar una mejor comprensión del entorno económico actual del país y el estado de su sector privado».

Poco después, el New York Times lanzó una serie editorial de dos meses titulada “ Cuba: un nuevo comienzo. ”Los editoriales semanales fueron obra de Ernesto Londoño, quien conversó con funcionarios de la administración, la oficina de Leahy y el Grupo Trimpa. “Realmente no hubo colusión o cooperación formal en lo que estaban haciendo y en lo que estábamos haciendo”, le dijo a Terry Gross en Fresh Air . El Times simplemente vio la oportunidad de impulsar la política que defendía. «Pensamos que valía la pena intentarlo».

Todas estas fuerzas, en otras palabras, fueron agrupadas para empujar a Obama a través de una puerta cuyo umbral ya había cruzado.

Intervención Divina

Y no olvidemos al Papa Francisco. Incluso mientras continuaban las negociaciones secretas, los miembros del Congreso siguieron buscando aliados para presionar a Obama sobre Cuba y brindarle cobertura de los ataques de la derecha republicana. En una reunión de septiembre de 2013 en la oficina de Rice, Durbin planteó una nueva idea: ¿Y por qué no involucramos al nuevo Papa Francisco? Como primer pontífice de América Latina, Francisco conocía bien a Cuba. Después de acompañar al Papa Juan Pablo II en su visita a la isla en 1998, Francisco, entonces arzobispo asistente de Buenos Aires, había escrito un breve libro sobre el viaje, Diálogos entre Juan Pablo II y Fidel Castro. Y el Vaticano tenía credibilidad con La Habana debido a su constante oposición al embargo.

Pope Francis (R) talks with Cuban President Raul Castro during a private audience at the Vatican May 10, 2015. Pope Francis, who helped broker a historic thaw between the United States and Cuba, held talks with Cuban President Raul Castro on Sunday ahead of the pontiff’s trip to both countries in September. REUTERS/Gregorio Borgia/pool – RTX1CAZ3

Todas las partes vieron la sabiduría de la intervención divina. Leahy envió un mensaje confidencial al cardenal cubano Jaime Ortega, pidiéndole que aliente al Papa a ayudar a resolver el problema de los prisioneros. Basándose en los estrechos vínculos entre el jefe de gabinete de Obama, Denis McDonough, y el cardenal Theodore McCarrick de Washington, la Casa Blanca también «le informó al Vaticano que el presidente estaba ansioso por discutir el plan de reconciliación» en una próxima reunión en marzo con el Papa en Roma, según Craig. Y en una reunión de estrategia de los grupos de defensa de Cuba, Tim Phillips del grupo de paz Beyond Conflict sugirió acercarse al cardenal Seán O’Malley de Boston. “Sabíamos que O’Malley era muy cercano al Papa”, recordó Craig, quien tenía vínculos con la jerarquía de la Iglesia Católica en Boston desde sus días como asistente de política exterior del senador Ted Kennedy. “O’Malley había pasado un tiempo en América Latina, hablaba español con fluidez, conocía al Papa antes de asumir su cargo  y tenía una relación con Francisco que era inusual, ciertamente mucho, mucho mejor que la de McCarrick”.

A principios de marzo de 2014, un pequeño grupo de defensores de la política hacia Cuba, incluidos representantes del Grupo Trimpa, Phillips y Craig, se reunió con el cardenal O’Malley en la rectoría de la Catedral de la Santa Cruz en Boston. «Explicamos las tendencias recientes, las conversaciones con POTUS y otros en la administración y el Congreso», recuerda Phillips, «e indicamos que este era un momento histórico, y un mensaje del Papa a POTUS sería significativo para hacer avanzar el proceso». Craig trajo una carta de Leahy instando al cardenal a centrar la atención del Papa en el «tema humanitario» del intercambio de prisioneros. Leahy entregó personalmente un mensaje similar al cardenal McCarrick y dispuso que se le enviara otro al cardenal Ortega en La Habana.

Tres semanas después, Obama se reunió con el Papa en su biblioteca privada, una cámara con piso de mármol con vista a la Plaza de San Pedro. Allí, hablaron durante una hora bajo un friso de frescos renacentistas. Según un funcionario de la Casa Blanca familiarizado con la reunión  Obama le dijo al Papa que “tenemos algo con Cuba” y dijo que sería útil si él pudiera desempeñar un papel mediador. Unos días después, Francisco convocó a Ortega para solicitar su ayuda.

Durante el verano, el Papa escribió cartas contundentes y confidenciales a Obama y Raúl Castro, implorando a los dos líderes.“Resolver cuestiones humanitarias de interés común, incluida la situación de algunos presos, para iniciar una nueva etapa en las relaciones”. Para salvaguardar sus comunicaciones, el Papa envió ambas cartas por mensajería papal a La Habana, con instrucciones al cardenal Jaime Ortega de entregar personalmente el mensaje en manos del presidente. Ortega luego envió a su principal asistente a Washington para avanzar en su misión diplomática clandestina. Pero organizar una reunión secreta cara a cara con el presidente de Estados Unidos fue más fácil de decir que de hacer. Alertado del problema, el cardenal McCarrick consultó con funcionarios de la Casa Blanca, quienes solicitaron su ayuda como intermediario secreto de canal secundario. A principios de agosto, McCarrick viajó a Cuba con una nota de Obama en la que pedía a Ortega que le confiara a McCarrick la entrega de la carta del Papa a la Casa Blanca. Pero las instrucciones papales de Ortega eran entregar el mensaje él mismo. McCarrick se fue de Cuba con las manos vacías.

Para asegurarse de que la reunión no se filtrara, los funcionarios estadounidenses mantuvieron el nombre del cardenal Ortega fuera de los registros de visitantes de la Casa Blanca. Al reunirse con el presidente en el patio adyacente al Rose Garden, Ortega entregó la carta del Papa en la que Francisco se ofreció a «ayudar de cualquier manera».

De regreso en Washington, McCarrick trabajó con McDonough para organizar una reunión secreta de Ortega con el presidente. En la mañana del 18 de agosto, el Cardenal Ortega dio una charla en la Universidad de Georgetown, proporcionando una historia de portada de su presencia en Washington, y luego se dirigió en silencio a la Casa Blanca. (Recordemos que para asegurarse de que la reunión no se filtrara, los funcionarios estadounidenses mantuvieron el nombre de Ortega fuera de los registros de visitantes de la Casa Blanca). Al reunirse con el presidente en el patio adyacente al Rose Garden, Ortega finalmente completó su misión de entregar la delicada comunicación del Papa, en la cual se ofreció a «ayudar de cualquier manera».

Fue un proceso complicado, pero un gesto sin precedentes. “No habíamos recibido comunicaciones como esta del Papa que yo sepa, aparte de esta instancia”, recuerda un alto funcionario estadounidense. «Y eso nos dio, creo, un mayor ímpetu e impulso para que avanzáramos».

¿Abierto para cambiar?

A finales de octubre, el Papa había invitado a los negociadores a Roma. “Fue mucho mas que  una cuestión de romper un atasco sustancial, sino más bien la confianza de tener una parte externa en la que pudiéramos confiar”, dice un alto funcionario estadounidense .

Fue en el Vaticano donde las dos partes llegaron a un acuerdo final sobre el intercambio de prisioneros y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Rhodes y Zúñiga también señalaron la intención de Obama de flexibilizar las regulaciones sobre viajes y comercio, y permitir que las empresas de telecomunicaciones estadounidenses ayuden a las empresas estatales cubanas a ampliar el acceso a Internet. Reconocieron que estas iniciativas tenían como objetivo promover una mayor apertura en Cuba, aunque transmitieron este mensaje con respeto. Los funcionarios cubanos dijeron que si bien no tenían intención de cambiar su sistema político para adaptarlo a Estados Unidos, habían revisado la lista de prisioneros estadounidenses encarcelados por actividades políticas y liberarían a 53 de ellos como un gesto de buena voluntad. El Papa acordó actuar como garante del acuerdo final.

El Consejo de Seguridad Nacional de Obama se reunió el 6 de noviembre para aprobar los detalles. A finales de ese mes, los equipos negociadores se reunieron por última vez en Canadá para organizar la logística del intercambio de prisioneros.

El 12 de diciembre, Zúñiga llamó a la esposa de Alan Gross, Judy, al edificio de oficinas ejecutivas para contarle las buenas noticias. Cuatro días después, en la víspera de Hanukkah, Scott Gilbert llamó a su cliente para decirle que pronto sería un hombre libre. «Lo creeré cuando lo vea», respondió Gross.

Izquierda: Alan Gross habla con el presidente Obama a bordo de un avión del gobierno que regresa a Estados Unidos. Derecha: Gross llega a la Base de la Fuerza Aérea Andrews en Maryland. Lawrence Jackson / Casa Blanca

No tuvo que esperar mucho: temprano a la mañana siguiente, sacaron a Gross de su celda de la prisión en La Habana a un pequeño aeropuerto militar, donde lo recibieron su esposa, su abogado y miembros del Congreso que habían trabajado para lograr su liberación.  El intercambio de prisioneros fue orquestado con tanto cuidado que el avión presidencial azul y blanco enviado para llevar a Gross a casa no recibió autorización para partir de La Habana hasta que el avión que transportaba a los tres espías cubanos aterrizó en una pista cercana.

Una vez en el aire, a Gross le dieron algunas de sus comidas favoritas (palomitas de maíz y carne en conserva con centeno) y recibió una llamada de Obama. Después de despejar el espacio aéreo cubano, llamó a sus hijas para decirles simplemente: «Soy libre».

Al mediodía, Obama anunció el acuerdo con Cuba a la nación: “Terminaremos con un enfoque obsoleto que, durante décadas, no ha logrado promover nuestros intereses. Ni el pueblo estadounidense ni el cubano están bien atendidos por una política rígida que tiene sus raíces en eventos que tuvieron lugar antes de que la mayoría de nosotros naciéramos «. Raúl Castro fue más comedido, enfocándose en el regreso de los tres «héroes» cubanos. La normalización de las relaciones diplomáticas recibió una sola frase, seguida inmediatamente por un recordatorio de que el embargo, «el meollo del asunto», seguía vigente.

Obama pidió al Congreso que rescindiera el embargo, una política, como dijo, «mucho más allá de su fecha de vencimiento». Pero con mayorías republicanas en ambas cámaras y una elección presidencial a la vista, lograr que el Congreso ponga fin a las sanciones parece ser mucho más difícil que llegar a un acuerdo con La Habana. El senador Marco Rubio (R-Fla), quien ha liderado las diatribas republicanas contra el acuerdo, dijo que el presidente le dio al gobierno cubano «todo lo que pidió» y no obtuvo nada a cambio. «Estoy comprometido a desentrañar tantos de estos cambios como sea posible» , agregó .

Mientras Rubio y el resto del lobby anticubano de la vieja guardia se enfurecían, el proceso de normalización avanza. Obama eliminó oficialmente a Cuba de la lista del Departamento de Estado de patrocinadores estatales del terrorismo, y banderas de Estados Unidos y Cuba ondean sobre las embajadas recientemente restablecidas en La Habana y Washington.

Pero quizás el momento más simbólico llegó en la Séptima Cumbre de Las Américas en abril, cuando Obama y Castro se reunieron en persona en privado por primera vez y reafirmaron su compromiso de normalizar las relaciones. Aunque Castro precedió su discurso ante la asamblea con una letanía de 50 minutos de transgresiones estadounidenses contra Cuba, al final su tono cambió a conciliador y hasta con cierta cordialidad. “Le he dicho al presidente Obama que me emocionó mucho al hablar de la revolución. Le pido disculpas porque el presidente Obama no tenía ninguna responsabilidad por esto”, dijo Castro, y señaló que otros nueve presidentes de Estados Unidos podrían haberse acercado a Cuba y no lo hicieron. “En mi opinión, el presidente Obama es un hombre honesto. He leído sus autobiografías y lo admiro a él y su vida y creo que su comportamiento proviene de su origen humilde. Ahí lo dije «.

Obama optó por no volver a visitar la vieja amargura : “Estados Unidos nunca afirma ser perfecto. Hacemos un reclamo sobre estar abiertos al cambio. Estados Unidos no será encarcelado por el pasado. Miramos hacia el futuro «.

Redacción.